Álvaro Rojas, rector de la U. de Talca: "Se debería entregar una bonificación a los alumnos de colegios municipales"

628804-900x600

Álvaro Rojas, rector de la U. de Talca.

El académico plantea que en el nuevo sistema de admisión se debe nivelar la cancha para los jóvenes que provengan de regiones y de liceos técnicos.




Este es el último año en que la PSU estará en manos del Consejo de Rectores (Cruch), pues ahora será traspasada al Mineduc. En esta entrevista, el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, aborda las críticas al examen y plantea los cambios que se le deberían hacer.

¿Su universidad incluirá un test de Historia en la admisión?

Algunas instituciones están evaluando esa posibilidad. Nuestra universidad revisará los resultados de la postulación y selección y, en base a requerimientos objetivos que hagan los estudiantes que pudieren haberse visto perjudicados, adoptaremos las decisiones.

Si hay un boicot a la PSU, ¿es partidario de un tercer examen?

Es difícil imaginar que las pruebas faltantes, que completan el proceso de selección, puedan ser efectivamente boicoteadas. Puede ser esperable que se produzcan manifestaciones de rechazo, pero boicotear la PSU no es una acción contra el sistema, sino que contra los estudiantes más vulnerables.

Tras el boicot, hay una crítica a las inequidades de la PSU. ¿Qué responsabilidad tiene el Cruch?

Sin duda, los alumnos de colegios municipales están en una situación desventajosa en relación con aquellos de establecimientos subvencionados y particulares pagados. Para la realidad de muchas comunas de regiones del Chile real, no hay elegibilidad, toda vez que la enseñanza técnico-profesional, por ejemplo, es la única existente. La PSU es una prueba de selección y en todo proceso de esta naturaleza, no existen instrumentos perfectos. Las diferencias en los puntajes entre los subsistemas se producen porque este instrumento mide contenidos y no se hace cargo de las inequidades e inconsistencias del sistema educacional.

¿Qué han hecho las universidades frente a esta inequidad?

Las universidades del Cruch, principalmente de regiones, hemos ido relativizando el peso de la PSU en la selección. Existe una mayor ponderación a las notas de la enseñanza media y al ranking del alumno que al puntaje de las pruebas. Por ejemplo, en nuestra institución existen programas de admisión especiales para egresados de escuelas agrícolas, institutos superiores de comercio o la Beca de Excelencia Académica.

¿La PSU debe medir los conocimientos de enseñanza media o solo predecir si el estudiante podrá completar la universidad?

Independiente del sistema que se implemente ahora, se debe desarrollar una normalización de los resultados por subsistema. Se debería entregar una bonificación a los alumnos de colegios municipales, de regiones o de liceos técnico-profesionales. Esto permitiría nivelar sus posibilidades de acceso. Eso me parece una medida de equidad fundamental. Por su parte, las universidades deben fortalecer sus programas de acompañamiento inicial a sus alumnos, para facilitar su efectiva inserción en la enseñanza universitaria.

Considerando lo que pasó con la PSU y la proximidad del plebiscito, ¿cómo cree que será este año universitario?

Mi deseo es que el país, de cara a un debate constitucional serio y profundo, exprese en su devenir social, económico y cultural el máximo de normalidad. Es una condición fundamental para una Constitución que proyecte a nuestro país como una democracia estable, solidaria y equitativa. Radicalizar el debate solo tiene costo. Nuestras instituciones tienen que enriquecer el debate constitucional. Nuestros estudiantes jugaron un rol relevante en la realización de cabildos ciudadanos. Este esfuerzo debe expresarse en una Constitución moderna y sustentable.

En otro tema, se está discutiendo una eventual postergación de la elección de gobernadores regionales. ¿Qué le parece?

El régimen neocolonial que nos rige, en donde las regiones se asemejan más bien a colonias, debe ser superado. Las inequidades territoriales aún no se han superado y el tráfico de oportunidades que tiene la metrópoli no es comparable con lo existente en regiones. Así, la discusión sobre la postergación de la elección de los gobernadores me parece lamentable, particularmente por la fundamentación que la sustenta.

Comenta