Apps para arrendar bicicletas, el factor olvidado por la ley de convivencia vial

El escenario creado por el modelo de negocios inaugurado en el país por estas aplicaciones ya comenzó a evidenciar los vacíos en la recién estrenada normativa.


Conforme pasan los días desde el estreno de la Ley de Convivencia Vial, que debutó el domingo pasado y que todavía espera la dictación del reglamento respectivo, surgen situaciones para las que la normativa, por el momento, parece mostrar vacíos. Uno de ellos corresponde al de las aplicaciones tecnológicas cuyo modelo de negocios se basa en el arriendo de bicicletas. La más conocida de ellas es Mobike, cuya flota de color naranja se extiende cada vez más en la capital.

La oferta se refiere a al menos cinco mil de estos vehículos, a los que se puede acceder en la zona oriente de Santiago.

Una de las dudas de los usuarios de estos servicios se centra en si es necesario, también para ellos, cumplir con la obligación de portar elementos de seguridad, como cascos y reflectantes. Este jueves, desde el gobierno aclararon que los usuarios de cualquier tipo de rodado, sea rentado o gratuito, están obligados a utilizarlos bajo el apremio de multas si no lo hacen.

En este plano, la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (Conaset) planteó que se estudia incluir específicamente los conceptos “aplicación” o “bicicletas de arriendo” al reglamento de la ley, que está en elaboración con un plazo máximo de doce meses para su dictación.

“Estamos evaluando que se pueda incorporar el concepto. La idea es que quede completamente claro que los modos que usan aplicaciones también están contemplados”, recalcó Luis Stuven, secretario ejecutivo del organismo.

Por el momento, la responsabilidad de portar los elementos de seguridad queda en manos de los propios clientes de las apps, lo que genera críticas entre usuarios y organizaciones.

Karina Muñoz, presidenta de la organización Conciencia Vial, consideró necesario plantear en el debate la posibilidad que las empresas faciliten a sus clientes estos elementos de seguridad. “En Australia, por ejemplo, la regulación exige que estas apps provean, por ejemplo, los cascos”, puntualiza.

Desde Mobike explican, en tanto, que tras la promulgación de la ley de convivencia vial “estamos constantemente informando a los usuarios según lo que nos indiquen las autoridades. Hemos informado de todas las medidas que afectan a los ciclistas a través de redes sociales, y desde la próxima semana lo haremos también en la misma aplicación”.

Carlos Melo, exsubsecretario de Transportes y académico de la U. San Sebastián, dijo que no se incluyó el concepto “aplicación” en la norma “pues se da por entendido que todas las personas deben cumplir con las medidas de seguridad independientemente de cómo se consiguió la bicicleta”. Así, añadió que la ley habla de los conductores de automóviles, no importa si son arrendados o propios.

Daniela Suau, representante de la Red de Conciencia Vial, explicó que la nueva ley debe modernizarse “y contemplar a estos medios de manera explícita”. También añadió que Carabineros no ha realizado controles a los ciclos arrendados, pero sí a las personas que se desplazan en sus propios vehículos.

Los clientes de estas empresas tienen visiones diversas sobre las medidas de seguridad. Nicolás Mora, estudiante universitario, dice que la app “no ocupo casco porque las ocupo para ir desde mi casa al paradero, unas cinco cuadras”. En cambio, Francisco Montt, ingeniero, quien dice que prefiere tener sus propios elementos de seguridad, porque “es responsabilidad de cada persona cumplir con la ley”.

Conductas

A las organizaciones que promueven la seguridad en las calles les preocupa que los usuarios no usen medidas de seguridad, pero también que dejen estos vehículos aparcados en lugares como veredas, bandejones o incluso en la calzada. Cada día se ven decenas de bicicletas en arriendo abandonadas en diversos lugares de Las Condes, La Reina, Ñuñoa, Providencia, Vitacura y Lo Barnechea. Dice que vecinos que han denunciado que esto afecta a personas que circulan en sillas de ruedas, pues no pueden avanzar, como también a adultos y niños que andan en pequeños triciclos.

Tomás Echiburú, arquitecto y concejal de Providencia, añadió que vecinos que han solicitado que se definan las áreas en aparquen estas bicicletas, a través de una ordenanza municipal, lo que aun no se ha zanjado en el concejo. “Así, se podría definir situaciones en las que se permite estacionar. Se le podrían cursar multas a la empresa y ellos podrían ver si le traspasan el costo al usuario en esos casos”, explicó. Por ahora se ha detectado que hay áreas donde se aparcan, lo que debería prohibirse: salidas de edificios, de escuelas o bien centros de salud.

Al respecto, la empresa Mobike señaló que “nuestra posición ha sido de informar e instar a los usuarios a que cumplan con las leyes de tránsito y que sea cada uno el responsable por el adecuado uso de la bicicleta, por hacerse cargo de su seguridad y cumplir la ley”.

Este año también comenzó a operar en el país la empresa Scoot, que renta 150 de vehículos en Las Condes, lo mismo que la empresa Lime, que este sábado anunciará su entrada en funcionamiento, con al menos 100 unidades en Las Condes y La Reina. Scoot informó que ha regalado cascos a los clientes como medida de seguridad, mientras que Lime también llamó al autocuidado.

#Tags


Seguir leyendo