El ascenso y caída de un puma que volvió a reclamar sus dominios

puma lo barnechea

Imagen referencial de un Puma chileno.

Rescate de felino en Lo Barnechea evidenció la falta de protocolos para el manejo de animales silvestres en áreas urbanas.




Casi 16 horas duró el rescate de un puma juvenil-adulto que trepó unos ocho metros y se refugió en la copa de un árbol, ubicado en una casa del sector El Arrayán, en la comuna de Lo Barnechea.

Durante la tarde del miércoles, el ladrido de los perros habían alertado la presencia del felino merodeando el sector. Rápidamente, la noticia corrió por el grupo de WhatsApp de los vecinos.

Uno de ellos contó que el puma recorrió los terrenos de dos viviendas antes de trepar el pino, escapando de los perros que lo perseguían. "Una vecina me dijo que mientras estaba regando se había aparecido un puma frente a ella. Fui a ver y no lo encontramos, pero más tarde, por el chat de vecinos, dijeron que estaba en el árbol de dos casas ubicadas más allá", relató Nicolás Blanchard.

Tras constatar la presencia del puma, que cada vez se empinaba más -escapando de los ruidos de los perros, vehículos y las personas que llegaron a presenciar la escena-, los residentes alertaron a las autoridades, dando inicio a un operativo de rescate que se inició a las 19.00 y concluyó sin resultados favorables.

Las labores, a cargo del Servicio Agrícola Ganadero (SAG), el Zoológico Nacional Metropolitano, el Gope de Carabineros y la Municipalidad de Lo Barnechea, se reiniciaron este jueves, con las primeras luces del día, ¿El objetivo? Adormecer al puma, para intentar bajarlo.

El procedimiento no fue fácil y una gran complicación fue la condición del terreno, ya que si bien el puma escaló ocho metros sobre el pino, la pendiente generaba una distancia de 15 metros hasta el suelo: una mala caída habría provocado su muerte.

Para prevenir este accidente se instalaron colchonetas en la base del árbol, a fin de amortizar un eventual desplome del animal, cuyo peso bordea los 30 kilos. Cumplida esa tarea, vino el segundo desafío: dar en el blanco y conseguir clavar un dardo tranquilizante en la piel del puma. Para ello, personal del SAG utilizó una escalera telescópica, instalada en la entrada de la casa, a unos 25 metros del animal.

El primer intento no lo consiguió. El segundo sí, pero el felino se sacó la aguja en menos de dos segundos. Finalmente, la tercera fue la vencida y a las 13.30 horas el animal cayó adormecido, pero sin impactar directamente el suelo, ya que las ramas del árbol sirvieron de amortiguador.

Luego, en intentos de reincorporarse -mientras el tirador trataba de atar un lazo a su cuello-, el puma cayó violentamente. "Cayó en colchonetas de la parte baja. Tenemos un animal en buenas condiciones, sin fracturas aparentes hasta el momento. El rescate es positivo, porque pudimos salvarlo vivo ante una situación de extremado riesgo", dijo la directora (S) del Zoológico Nacional Alejandra Montalba.

[caption id="attachment_470134" align="aligncenter" width="900"]

Tras el descenso, el animal recibió suero y fue trasladado al Zoológico Nacional. Foto: Municipalidad de Lo Barnechea[/caption]

La presencia del animal en una zona urbana de Lo Barnechea generó gran revuelo. Sin embargo, Montalba sentenció que "no es el puma quien está en nuestro hábitat, nosotros estamos en el hábitat del puma. Y mientras más se construye en los sectores cordilleranos, habrá mayor presencia de animales".

Falta de protocolo

Quizás la mayor complicación que se evidenció durante la captura fue la falta de normativas para este tipo de emergencias.Al respecto, el director nacional del SAG, Horacio Bórquez, indicó que "no existen protocolos para animales silvestres en lugares urbanos. Existen de mantención, pero los protocolos son de cuidado. No existe un protocolo escrito (...). Todo lo que se pudo hacer, se hizo, y creo que lo más importante es que logramos sacar al animal vivo".

Bórquez añadió que "con esto uno empieza a trabajar en protocolos, porque ya sabemos que cada vez hay más posibilidades de que esto se repita".

Tras el rescate, el puma fue trasladado al Hospital de Grandes Mamíferos del Zoológico Nacional. Despertó durante la tarde, sin lesiones aparentes. Por seguridad se mantendrá en evaluación hasta la próxima semana, cuando será nuevamente anestesiado y revisado completamente, para luego ser liberado en una zona por definir, con un chip GPS para seguir el retorno a su hábitat natural.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.