Bustamante era el sospechoso de la fiscalía desde el domingo pasado

Bustamante fue liberado en 2016, cuando cumplía condena por homicidio.

Fiscalía formalizará el lunes al imputado, quien quedó recluido en la Cárcel de Alta Seguridad.




El miércoles 29 de julio fue el último día que se vio con vida a Ámbar Cornejo, de 16 años. Esa jornada, la adolescente acudió a la casa que su madre, Denise Llanos, compartía junto a Hugo Bustamante, para cobrar la pensión alimenticia que el padre de la menor enviaba desde Antofagasta.

Lo que pasó al interior de la residencia de Villa Alemana hoy es objeto de indagatoria penal. La tesis que ha levantado el Ministerio Público y la PDI es que la adolescente se quedó sola con Bustamante, discutieron y el hombre la asesinó. Después, la madre se enteró de lo ocurrido y el jueves en la mañana entregó a la policía la última información que faltaba para armar la historia. Pasado el mediodía, Bustamante se encontraba detenido y los detectives descubrieron los restos de la adolescentes enterrados en tres sectores de la casa.

Sin embargo, los ojos del Ministerio Público se habían posado sobre Bustamante días antes. Exactamente, desde el domingo 2 de agosto. Esa fecha, el fiscal de La Calera, Elizardo Tapia, se comunicó con el Juzgado de Garantía de Villa Alemana para solicitar dos cosas: incautar y analizar el teléfono celular de Bustamante, así como allanar la residencia del imputado.

La diligencia quedó plasmada en un reporte elaborado por el propio fiscal. En este, expuso que “personal de la Bicrim (PDI) de Villa Alemana, en cumplimiento de una orden de investigar tomó contacto con este fiscal para informar que el conviviente de la madre de la menor, don Hugo Humberto Bustamante Pérez, quien registra condena por el delito de homicidio, se negó a realizar entrega voluntaria de su teléfono celular y a la revisión de su contenido por parte de funcionarios policiales”.

El documento añade que esta situación motivó a la fiscalía a pedir la orden judicial que permitiera acceder a este dispositivo, la cual se obtuvo a las 16:35 de ese día. Sin embargo, las diligencias inmediatas no habrían recopilado suficiente evidencia y habría que esperar al relato de la madre para lograr la detención de Bustamante.

El viernes, para las 11.00 horas, estaba programada la audiencia de control de detención del imputado, pero esta no estuvo libre de accidentes. Primero, el abogado defensor que Bustamante había designado no llegó a la instancia, por lo que se decretó “abandono de defensa”. Así, la representación la tomó un defensor penal público.

La fiscal del caso, María José Bowen, solicitó ampliar la detención hasta el lunes, cuando sería formalizado por homicidio calificado. Hasta esa fecha, Bustamante permanecerá recluido en la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago.

Comenta