Cardenal Errázuriz por caso Karadima: “Se equivoca quien piensa que hubo encubrimiento”

El cardenal y arzobispo emérito de Santiago, Francisco Javier Errázuriz. Foto. Agenciauno

En la audiencia de alegatos en el día de ayer, se dio a conocer una carta del otrora arzobispo de Santiago donde quedaba de manifiesto el cierre de la investigación sin la orden de indagatorias.


El cardenal Francisco Javier Errázuriz salió en su defensa, luego de que ayer en la audiencia de alegatos por la demanda civil presentada por víctimas de Fernando Karadima en contra del Arzobispado de Santiago, se diera a conocer una carta enviada por el otrora arzobispo de la capital al nuncio Giuseppe Pinto, donde queda de manifiesto que cerró la investigación en 2009 sin pedir diligencias.

Mediante un comunicado, Errázuriz sostiene que “en la larga carta que le envié a la Congregación para los Obispos, son varias las alabanzas al trabajo pastoral del reverendo Karadima, como también las críticas”.

“En uno de los párrafos se señala que en su momento se cerró la causa, lo que efectivamente ocurrió, con el mérito de los antecedentes que existían en ese momento. Pero es necesario aclarar que poco tiempo después procedí a reabrir el proceso, con nuevos antecedentes, y que fue remitido a la Santa Sede”.

“En una palabra, lo sustantivo del proceso que se le siguió al reverendo Karadima, que tuvo sus altos y bajos, es lo siguiente: En el Arzobispado se recibieron tres acusaciones. En base a esas denuncias se abrió un proceso, siguiendo las indicaciones que me dio monseñor Charles Scicluna en Roma. Cuando la investigación estaba concluida, pero todavía no me habían dado su parecer los tres expertos que había nombrado, conforme a las indicaciones mencionadas, apareció una cuarta persona, la cual declaró que había sido víctima siendo menor de edad”.

“La competencia exclusiva sobre los abusos de clérigos a menores de edad la tiene la Congregación para la Doctrina de la Fe. Por tal motivo, a ella se le envió toda la documentación, con mi petición de levantar la prescripción de los delitos, de manera que dictara sentencia conforme a la verdad de los hechos y a la justicia. La Congregación, en base a la investigación hecha en Santiago, lo condenó y rechazó su apelación. Se equivoca quien piensa que hubo un encubrimiento”, sentencia el comunicado.

LA CARTA AL NUNCIO
En la audiencia de este jueves, se leyó la carta en la que Errázuriz decía al nuncio que “la presentación de las denuncias ante el promotor normalmente calma la agresividad de los acusantes. Por respeto a Karadima no le pedí al promotor que lo interrogara y sólo le pedí a Andrés Arteaga, obispo auxiliar de Santiago, su parecer”.

“Él consideró que todo era absolutamente inverosímil. Como se trata de hechos prescritos cerré la investigación. Así quise protegerlos, consciente de que mi manera de proceder, si los acusadores llevasen algún día el caso a la prensa, se volcaría en contra de mí”, agregó en la misiva.

Seguir leyendo