Carlos Ominami, ex ministro de Economía (1990-1992): “Yo veía la furia de Aylwin, estaba muy molesto”

El Cosena del 27 de marzo de 1991 tuvo entre sus presentes al entonces ministro de Economía, Carlos Ominami. Pese a la asistencia de las más altas autoridades del Estado a la cita convocada por el presidente Patricio Aylwin, según las actas del caso, Ominami tendría un protagonismo especial durante la cita, que tenía como tema principal revisar distintas posiciones sobre el Informe de la Comisión Rettig.


El Cosena del 27 de marzo de 1991 tuvo entre sus presentes al entonces ministro de Economía, Carlos Ominami. Pese a la asistencia de las más altas autoridades del Estado a la cita convocada por el presidente Patricio Aylwin, según las actas del caso, Ominami tendría un protagonismo especial durante la cita, que tenía como tema principal revisar distintas posiciones sobre el Informe de la Comisión Rettig.

El ex secretario de Estado sería quien respondería a las críticas que realizaría el entonces comandante en jefe del Ejército, Augusto Pinochet. “El presidente Aylwin me dijo que no iba a intervenir. Él ya le había hablado al país respecto de este tema y no iba a entrar a polemizar con Pinochet”, recuerda Ominami con La Tercera.

Así, el rol del ministro fue previamente pactado entre él mismo y el Presidente Aylwin. Ominami sería entonces el encargado de responderle a Pinochet: “Eso lo habíamos concertado. Incluso después de la reunión fuimos a su despacho y estuvimos comentando el consejo, que fue muy duro”.

Según detalla, en un momento Pinochet leyó un discurso que ese mismo día a la noche daría en la Escuela Militar, cuyo contenido iría en directa alusión al jefe de Estado: “Entre las cosas que leyó, citó a Patricio Aylwin justificando el golpe de Estado. Yo veía la furia de Aylwin, estaba muy molesto”.

Ominami reconoce que fue un momento bastante particular para él. “Recuerdo que transpiré sudor frío. Tenía 40 años y era sobreviviente de lo ocurrido en dictadura. Tener la oportunidad de confrontar a Pinochet era un momento muy especial”.

Ominami considera también que la instancia “era un enclave autoritario del cual disponía Pinochet para arrastrar al presidente a diferentes reuniones”. Algo que, destaca, es muy distinto al actual esquema que posee el Cosena: “Es razonable que haya un órgano con cierta deliberación estratégica en el país, pero tiene características completamente distintas del que tuvimos que confrontar nosotros en esos años”.

Seguir leyendo