Dávalos: "No voy a retomar mi normalidad jamás"

DAVALOS

Sebastián Dávalos y Natalia Compagnon.

El hijo de la expresidenta Bachelet fue reformalizado hoy por una arista del caso Caval. No quiso hablar de su experiencia en el arte digital.




Quince minutos tarde llegó Natalia Compagnon junto a su marido, Sebastián Dávalos, hoy a Rancagua. Ambos debían participar de una audiencia de reformalización por la presunta estafa que la empresa Caval habría realizado al empresario de O'Higgins Gonzalo Vial Concha.

En los estacionamientos ubicados frente a la sede del Ministerio Público, el matrimonio encendió un cigarro y fue abordado por los medios de comunicación presentes en el lugar. Las primeras consultas no tuvieron relación con la causa penal en la que están envueltos, sino que con el hecho de que Dávalos esté incursionando en el arte digital y que hace pocos días haya exhibido en Buenos Aires, Argentina.

El hijo de la expresidenta Michelle Bachelet no respondió con muchas ganas las preguntas. "Si quieren, pueden hacer la próxima semana un especial de cuando saco a pasear al perro", señaló.

Consultado si está retomando su vida laboral, Dávalos expresó que "yo no voy a retomar mi normalidad jamás, lo que me hicieron a mí, nunca más me va a dejar ser como era antes".

Ante la insistencia, aseguró que no se referirá a su veta artística, asegurando estar aburrido de que "se metan y que inventen noticias al respecto. Noticia es que aumente el desempleo, que este país tiene un montón de otros problemas y eso es lo que deberían cubrir, en vez de que si pinté o tomé una foto".

Tras la audiencia de reformalización, en que la Fiscalía de Rancagua precisó alguno de los hechos por los cuales investiga a Compagnon y Dávalos, este último arremetió nuevamente contra la labor del Ministerio Público: "Es parte del show de la fiscalía. Tú puedes creer que en todos los casos similares están cerrados, tienen condenas. Aquí la fiscalía dilata y dilata. Si tuviese un caso serio habrían cerrado hace mucho rato. Además hablaron de corrupción, y a quién condenaron por corrupción, a ninguno de nosotros".

Precisiones

El fiscal Francisco Caballero reformalizó la investigación, para precisar los hechos relacionados con los delitos de estafa e infracción a la Ley de Propiedad Intelectual. Según la imputación, Caval habría utilizado ocho informes de Cochilco, para luego venderlos al empresario Gonzalo Vial por más de $ 1.300 millones.

El persecutor explicó que una de las formas del engaño que se está imputando en este caso dice relación con "aquella supuesta existencia de un complot al interior de las empresas de la víctima para sustraer dinero y, desde ese perspectiva, también se precisó la forma en que se generaron informes y supuestas intervenciones a los sistemas informáticos de la víctima".

Recordó, además, que "muchos de aquellos informes están disponibles en internet, son de libre acceso público, que no implica que sean de libre utilización y tampoco implica que alguien puede pasarlos como propios".

Comenta