Detectan más de 70 mil dosis de droga alrededor de 87 colegios de Santiago

Se detectaron 321 transacciones y resultaron 494 detenidos. Foto: Aton/Archivo

Un plan del OS-7 de Carabineros trabajó en un diámetro de 600 metros en torno a establecimientos educacionales. La sustancia más encontrada fue la pasta base.


Fue entre junio y diciembre del año pasado que alrededor de 87 colegios de la Región Metropolitana decidieron establecer un plan con el OS-7 de Carabineros: ante los constantes conflictos entre sus alumnos y su entorno oscurecido por las drogas, se acordó desplegar una serie de operaciones policiales alrededor de estos establecimientos educativos para detectar transacciones ilegales y dar con los proveedores de los menores.

A un mes de finalizadas las intervenciones, el OS-7 de Carabineros elaboró sus conclusiones, basadas en la estadística levantada en el “Plan Estudia Sin Droga” y los números, como generalmente ocurre, dieron cuenta de una realidad que, para la policía, “es alarmante”.

Fueron 321 las transacciones identificadas, donde resultaron 494 detenidos, incautándose un total de 70.202 dosis de droga (ver infografía). Según explicó el mayor Eduardo Palma, jefe de operaciones del OS-7, “se invitó a todos los directores de distintas comunas con la finalidad de explicarles de qué se trataba este plan que tiene dos focos: uno preventivo, para orientar a los docentes en cómo abordar el problema con los alumnos, y otro operativo, enfocado en sacar la droga que rodea a estos establecimientos”.

Carabineros trazó 600 metros alrededor de los colegios y a partir de eso comenzó a operar. Allí se identificaron distintos patrones sobre las transacciones de droga, por lo que actuaron en flagrancia para detener a los microtraficantes.

La droga que más se pasaba de mano en mano en las cercanías de los colegios era la pasta base (52.642 dosis), lo que para el mayor Palma “nos llamó la atención, porque tendíamos a pensar que encontraríamos más presencia de marihuana. Es una luz de alerta, la cual tomaremos y estudiaremos, que es lo que finalmente buscamos con este plan y así establecer patrones de conducta”.

Otro dato que llamó la atención de los policías fue la alta presencia de menores de entre 12 y 17 años entre los detenidos, porque si bien no es el tramo que más se repite, “constata que hay personas de muy baja edad que están participando en el microtráfico, iniciándose así carreras delictuales complejas”, dijo el oficial Palma.

El problema

El director del Servio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), Carlos Charme, agregó otro dato: la última encuesta 2017 del organismo dio cuenta de que el 61,3% de los jóvenes entre octavo y cuarto medio ha visto tráfico alrededor de los colegios, y el 52,8% lo ha visto al interior de sus propios establecimientos.

Charme aseguró “que la droga esté cerca o en los colegios facilita el acceso de los jóvenes a estas sustancias, que son extremadamente dañinas para quienes están en etapa de desarrollo”. Por eso, agregó que “nos parece tan importante el trabajo que están haciendo las policías y el Ministerio Público en cuanto a perseguir el tráfico en torno a los colegios y reducir, por consiguiente, la oferta de droga”.

El Senda cuenta con tres programas de prevención para población escolar, enfocados a todas las etapas de la educación desde preescolares hasta cuarto medio.

Además, el plan de Carabineros no quedará radicado en las conclusiones de las cifras. Según aseguraron, la estrategia busca proyectarse hasta 2021, pues se espera continuar con la intervención de los alrededores de otros colegios de la Región Metropolitana, a partir de la primera semana de abril de este año.

Además, en 2020 se tiene proyectado ampliar el plan a regiones, partiendo por la zona norte, y en 2021 hacer lo mismo, pero desde la VI Región hacia el sur.

“Ya tenemos equipos regionales que están levantado la información para que este plan pueda ser ejecutado en el resto del país”, explicó el mayor Palma.

En tanto, el director del Senda advirtió que “la política de drogas tiene que tener una mirada integral, nosotros podemos hacer los máximos esfuerzos en prevención al interior de las comunidades escolares, pero si hay tráfico afuera o en los establecimientos educacionales, esta tarea se torna cuesta arriba”.

(Para ver en detalle la infografía, haz click aquí o en la imagen)

Seguir leyendo