Un detenido por "noche incendiaria" en Providencia

Aton_350190WEB

Alcaldesa criticó proliferación de ataques con bombas molotov en el país. "Las arrojan a cada rato y no pasa nada", afirmó.




La policía indagó hoy los antecedentes en torno al triple ataque incendiario ocurrido la madrugada de este jueves en Av. Manuel Montt, en Providencia. Dos personas sufrieron lesiones y un sospechoso, quien al parecer habría actuado en solitario, fue detenido.

Los objetivos fueron dos automotoras y un local nocturno. La alcaldesa de la comuna, Evelyn Matthei, aludió a la falta de sanciones más duras contra quienes utilizan este tipo de artefactos.

De acuerdo a antecedentes policiales, la primera acción se produjo alrededor de las 2 de la madrugada en el local de la Automotora Montt, a la altura del número 1423 de la citada avenida. Allí, el sujeto lanzó bombas molotov que dañaron dos vehículos.

Poco más tarde sufrió la misma suerte otro recinto similar, Talciani y Basualdo, en el número 1909. El fuego causó daños a un toldo.

Más cerca de Av. Providencia, el sujeto arrojó artefactos incendiarios contra el pub Mito Urbano. En ese lugar, un cliente sufrió lesiones leves y una funcionaria del restaurante, quien realizaba labores de caja, debió ser hospitalizada con quemaduras en su espalda.

Otro trabajador del local persiguió al sospechoso, quien fue retenido por personal de seguridad de Providencia hasta la llegada de Carabineros.

El individuo, quien hasta el cierre de esta edición no había sido identificado, es mayor de edad y vestía ropa oscura. No mostraba antecedentes policiales, según Carabineros. Tampoco había antecedentes sobre la motivación de los ataques.

Hoy, la alcaldesa Matthei condenó los hechos y aseguró que "se realizarán las acciones judiciales correspondientes para perseguir al autor de estos hechos".

La autoridad criticó que no exista mayor prevención y sanciones contra quienes portan y utilizan estos artefactos. "Lanzar una bomba molotov puede matar a una persona, pero aquí las arrojan a cada rato y no pasa nada. No nos sorprendamos de que un loco decida lanzarlas en un local lleno de gente. Aquí es la justicia la que tiene la culpa", expresó.

El responsable de los incidentes podría arriesgar penas de entre tres y 10 años de prisión. Entre los casos recientes de uso de artefactos incendiarios que llegaron a la justicia se cuenta uno ocurrido en enero de 2019, cuando un joven de 17 años fue condenado a un año de libertad vigilada por el lanzamiento de una bomba molotov al exterior del Instituto Nacional Barros Arana (Inba). En 2013 se dictó la primera condena efectiva, a cinco años y un día de cárcel, por un hecho similar ocurrido en Cerrillos, durante el Día del Joven Combatiente.

Comenta