El dramático relato de los padres de las niñas que fallecieron tras rodado en el embalse El Yeso

el yeso

El hecho ocurrió en un sector cercano al reservorio de agua, en la ruta G-455.

Señalaron que en ninguna parte del trayecto habían "placas de señalización de peligro, o de cualquier cosa".


Esta noche, los padres de las dos niñas de nacionalidad brasileña -de tres y siete años- que fallecieron el miércoles pasado durante un paseo al embalse El Yeso, relataron la tragedia.

En conversación con 24 Horas, uno de ellos, de nombre Marcelo, explicó que vinieron a Chile para "conocer un lindo país y para conocer la nieve", y que a través de una agencia contrataron algunos paseos, uno de ellos al Cajón del Maipo.

"Lo que pasó fue que con los guías de la agencia de turismo fuimos al lugar donde estaban detenidas las vans. En la entrada había una barrera, pero esa barrera era para automóviles, no para peatones", cuenta sobre el momento antes de comenzar una caminata de 20 minutos hacia el embalse: "Subimos con varios otros grupos y paramos en una primera parte donde empieza la represa. En ningún momento habían placas de señalización de peligro o de desastre o de cualquier cosa, no existía nada; fue uno de los motivos por lo que continuamos la caminata hasta la represa".

Lo que pasó después -continúa- "fue que tras cerca de una hora, escuchamos y alguien gritó 'piedras', y fue muy rápido. Eran piedras muy grandes que estaban cayendo. Las niñas estaban conmigo, mis hijas. Yo viajé con tres hijas, yo estaba con dos y con la niña de Jorge (el otro padre)".

"En el momento en que todo pasó, infelizmente tuve que saltar y salvar a una u otra, y ellas fueron golpeadas por las piedras (...)", relata.

"Todo fue muy rápido y cuando pude percibir todo ya había dos niñas en el suelo, una mi hija y la hija de Marcelo, e hicimos lo que pudimos para poder salvarlas", agrega Jorge.

Ambos, médicos de profesión, fueron enfáticos en señalar que en todo momento "las niñas estuvieron acompañadas por adultos".

Tras el accidente Marcelo afirmó que "tuve que bajar con mi hija en los brazos. Empecé a hacer solo las primeras atenciones y tuve que bajar con ella en los brazos todo el camino y cuando llegué abajo, infelizmente no había una ambulancia que podría haber tenido algún soporte avanzado para ayudar en la situación".

La esposa de Marcelo dijo que cuando vio a su hija en el suelo, "fue desesperante. Ahí mi esposo comenzó el atendimiento y alcancé a ver a mi hija con vida y ella pudo hablarme. Infelizmente, ellas fallecieron. Había otros médicos y ellos trataron de hacer todo".

Comenta