El zigzagueante camino del gobierno para enfrentar la pandemia

El Presidente de la República Sebastián Piñera, el ministro de Salud, Jaime Mañalich; y el subsecretario de redes asistenciales, Arturo Zúñiga, ponen en marcha el nuevo Hospital Félix Bulnes, el 11 de abril.

El Presidente de la República Sebastián Piñera, el ministro de Salud, Jaime Mañalich; y el subsecretario de redes asistenciales, Arturo Zúñiga, ponen en marcha el nuevo Hospital Félix Bulnes, el 11 de abril.

En 71 días, el Ejecutivo ha protagonizado varias fases en su intento por controlar los contagios. “Nueva normalidad”, “retorno seguro” y “meseta” son algunos de los términos usados en estos meses.




Los dichos vertidos ayer por el ministro de Salud, Jaime Mañalich, en su reporte diario, relativos a que no existe un sistema de salud con capacidad para resistir una demanda extrema, marcaron un cambio de tono en la forma en como se ha comunicado el momento que está atravesando el país en relación a la pandemia por Covid-19.

El primer caso de una persona contagiada con el virus Sars-Cov-2 fue informado el 3 de marzo. Desde ahí hasta la fecha las autoridades de Salud han estado trabajando para ver la forma de enfrentar con éxito la pandemia. Una de las principales estrategias fue preparar la red de salud aumentando la dotación de ventiladores mecánicos invasivos en los hospitales del país.

Sin embargo, el camino recorrido por el Minsal durante estos 71 días ha pasado por varias etapas (ver infografía). Uno de los más evidentes fue el cambio que se vivió desde que la subsecretaria Paula Daza usó por primera vez el concepto de “meseta” para explicar el control que se estaba teniendo en la curva de contagios. El problema fue que en un par de días esa meseta se transformó en una alza explosiva. De hecho, ayer la autoridad sanitaria manifestó su preocupación por el aumento neto de 20 pacientes diarios en unidades de cuidados intensivos. “Es una cifra alta”, dijo el subsecretario Arturo Zúñiga.

La gestión del Minsal también ha tenido contrastes: si en abril La Moneda comenzó a usar el concepto de “nueva normalidad”, que luego derivó en “retorno seguro”, e incluso propuso un retorno gradual de los funcionarios públicos al trabajo físico, ahora ha derivado en un aumento de las cuarentenas, la medida más restrictiva. De hecho, actualmente 25 de las 40 comunas de la Región Metropolitana están confinadas.

Otro de los puntos que han tenido varios cambios es lo que tiene que ver con el retorno a clases. Bajo la premisa de no perder el año escolar, el Minsal estuvo trabajando en una propuesta para que el regreso a los colegios fuese en mayo, de manera gradual y partiendo por escuelas rurales de pocos alumnos. Pero esa idea no ha tenido mayores avances e incluso el mismo ministro de Educación, Raúl Figueroa, ha dicho que no hay fecha para esto.

Con todo, el Ministerio de Salud apuesta a seguir reforzando la red. Mañalich dijo ayer que en Santiago “nos hemos acercado al límite” y, por lo tanto, están apurando la llegada de más ventiladores, preparando el traslado de nuevas máquinas a la región y el traslado de pacientes a otras ciudades del país.

Comenta