Episcopado informa a Roma y a Scicluna último allanamiento

El fiscal metropolitano sur, Raúl Guzmán, en la Conferencia Episcopal. Foto: Agenciauno

Iglesia sostiene que algunos documentos incautados por la Fiscalía Metropolitana Sur son propiedad del Vaticano.


“A nuestro juicio, esos documentos no son propiedad de la Conferencia Episcopal (Cech), sino de una misión encargada por el Papa. Por ello, ese mismo día informamos esta situación tanto al Vaticano, a través de la Nunciatura Apostólica, como directamente al propio monseñor Scicluna”.

Así se refirió el vocero del Episcopado, Jaime Coiro, respecto de lo ocurrido el reciente martes 14, cuando la PDI, por instrucción de la Fiscalía Metropolitana Sur, allanó sus dependencias, en la comuna de Santiago.

El punto, que ha sido motivo de análisis, es el origen y propiedad de algunos de los documentos incautados. “Todos los documentos requeridos por la fiscalía fueron entregados sin dilaciones, tanto sobre el caso marista, que habían consultado en el oficio al presidente de la Cech, como también otros documentos y archivos del Consejo de Prevención de Abusos y de la misión de escucha, confiada por monseñor Scicluna”, indicó Coiro, en relación a la instancia promovida por el enviado especial del Pontífice.

“Seguramente, la fiscalía consideraba que la información entregada era incompleta, porque se había tachado el nombre de una persona denunciante que no dio autorización expresa para dar a conocer su identidad. Pero ahora tienen todos los antecedentes de todas las personas, vinculadas y no vinculadas con el caso marista. Comprendemos y apoyamos el interés mayor porque estos casos se esclarezcan y se haga justicia. Con esa misma fuerza manifestamos a los funcionarios, en reiteradas ocasiones, nuestra preocupación por las personas denunciantes”, explicó el portavoz.

El mismo Coiro detalló que “entre las especies incautadas había copias escritas de transcripciones de testimonios que se entregaron a las personas escuchantes. Algunas de estas entrevistas se efectuaron físicamente en la Cech y otros lugares, como en el edificio de las Obras Misionales Pontificias”.

En el Ministerio Público, sin embargo, hay tranquilidad respecto de la diligencia que encabezó el fiscal metropolitano sur, Raúl Guzmán. Fuentes cercanas al caso señalaron que “había una orden judicial para operar en el edificio, el cual no corresponde a un edificio diplomático, por lo que no existió la necesidad de informar a Cancillería”.

Frente a lo sucedido, el doctor en historia de la Iglesia Católica, Marcial Sánchez, sostuvo que la separación Estado-Iglesia data de 1925. Agregó que “todos los documentos de carácter diplomático están dentro de una sede diplomática. Los documentos fuera de una sede diplomática pueden ser privados o públicos, y si hay un requerimiento de ellos por parte de un ente persecutor, que en este momento sería la fiscalía, obviamente que pueden ser requisados”.

Sin embargo, advirtió que “si estamos frente a documentos que a lo mejor están siendo investigados en el Vaticano, es otro tema, porque ahí tiene que llegar a un acuerdo la Conferencia Episcopal con la fiscalía”.

#Tags


Seguir leyendo