Estudiantes logran masiva marcha reflotando las demandas de 2011

Fin al lucro y educación no sexista fueron las principales consignas que marcaron la primera marcha nacional del movimiento estudiantil. Foto: Aton

Según los dirigentes, 120 mil personas salieron a las calles. Líderes secundarios cuestionaron que sus antecesores llevaran “la lucha al Congreso”.


Al inicio de la semana el gobierno intentó neutralizar las consignas que el movimiento estudiantil había levantado para convocar a la primera marcha del año y de la administración del Presidente Sebastián Piñera. Pero la alta convocatoria dio cuenta de que ese objetivo no se cumplió al 100%.

El lunes, el Mandatario firmó el proyecto que adelanta la gratuidad para los estudiantes del séptimo decil que asisten a IP y CFT, y en su discurso aseguró que “la gratuidad ha llegado para quedarse y no habrá lucro”.

El mensaje había sido claro y destacado en la gran mayoría de los medios de comunicación. El gobierno se había anotado un punto para neutralizar ante la opinión pública el llamado a marchar. Pero el martes el panorama cambió, y fue el propio ministro de Educación, Gerardo Varela, quien cometió un error que nuevamente encendió las críticas de los dirigentes al afirmar que “si yo legislara no pondría penas de cárcel para la gente que gana plata”.

Así, los estudiantes salieron a las calles con pancartas que aludían al lucro en educación y al ministro Varela. Según los dirigentes hubo más de 120 mil participantes, pero la Intendencia cifró la adhesión a la marcha en 30 mil personas.

Los dirigentes apuntan a una revitalización, que según la síntesis de la última sesión de la Confech, era necesaria: “Se plantea la necesidad de revitalizar el movimiento estudiantil ya que para algunos estudiantes las movilizaciones han perdido el sentido y fuerza de antes (…) debemos hacernos cargo del recambio generacional y de los problemas de participación y desgaste propios de nuestro estamento”.

El presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, destacó que “se produjo una revitalización del movimiento social. Los distintos sectores que lo componen, más allá de las diferencias, deben seguir impulsando transformaciones profundas en la sociedad”.

Esta conclusión no es compartida por José Joaquín Brunner, investigador de la U. Diego Portales (UDP) y ex ministro de la Concertación, quien plantea que “no me parece que haya sido un éxito ni que haya tenido gran masividad esta marcha”. Y dijo que los dirigentes tienen el deber de explicar a la ciudadanía por qué se movilizan. “Las familias no entienden por qué la gratuidad no es la gratuidad que ellos querían o por qué no están conformes con las herramientas que se generaron para controlar el lucro”.

Si bien Juan Pablo de la Torre, presidente de la Feusach, plantea que la marcha fue un éxito, dice que “queremos más, necesitamos más masividad. Quedó claro que el ministro estaba equivocado, sí es tiempo para marchar y sí hay razones para hacerlo”.

El dirigente reconoció que “ya no es tan simple la discusión ante la opinión pública, porque las reformas de la Nueva Mayoría trataron de dar por cerrado el ciclo, pero se hicieron mal y por eso seguimos en las calles”.

Para Rodrigo Rivera, presidente de la Federación de Estudiantes de la UDP, “no se ha logrado acabar con el endeudamiento por el CAE. Si la gente sale a la calle es porque siente en carne propia el conflicto y se dan cuenta que las consignas de 2011 continúan vigentes”.

Desde el interior del movimiento hay críticas hacia los dirigentes de 2011. Amanda Luna, vocera de la Aces, afirmó que “el movimiento estudiantil de 2011 fracasó porque llevó una lucha que estaba en la calle al Congreso, pero nosotros somos nuevas manos empuñando viejas banderas, no somos ilusos”.

La evaluación de la marcha es completamente opuesta en el oficialismo. “La marcha de la Confech solo será recordada por su escasa concurrencia, su falta de fundamento y su exceso de violencia”, afirmó el diputado Diego Schalper (RN).

Y agregó que “a un mes de iniciado el gobierno, no existe causa alguna para justificar movilizaciones”. Y en esa misma línea, el diputado Jaime Bellolio (UDI) cuestionó que se utilicen las declaraciones del ministro como un motivo para salir a las calles. El diputado agregó que “a mí me gustaría que la noticia en materia de educación fuera, precisamente, el aumento en la gratuidad en los CFT e IP, la calidad, y no las frases desafortunadas que pueda decir el ministro. Hay que hacer una autocrítica, hay que mejorar la forma en que él se está relacionando con los estudiantes, que se está relacionando con la prensa, de manera que no cometamos esos errores”.

Seguir leyendo