Expertos anticipan nueva ola de calor para zona centro-sur

Autor: La Tercera

calor
Foto: Agenciauno

El investigador Patricio González, dijo que si bien durante el próximo fin de semana en Santiago las temperaturas esperadas bordearían los 30 grados, el termómetro alcanzaría “por lo menos” de 33 a 34 grados entre las regiones de O’Higgins y el Maule.


Una nueva ola de calor afectará durante el próximo fin de semana la zona centro-sur del país, según el pronóstico realizado por el agro climatólogo de la Universidad de Talca, Patricio González.

“Este fin de semana deberíamos tener entre 33 a 34 grados por lo menos, el día viernes, sábado, domingo y parte del lunes que sería la tercera ola de calor entre las regiones de O’Higgins y el Maule”, explicó el investigador.

González indicó que el primer mes del año cerraría con un fenómeno similar, que incluiría a la capital. “Estamos previendo una cuarta ola de calor para fines de enero y principios de febrero, donde podríamos llegar a los 36 grados en la Región Metropolitana e incluso los 38 en la del Maule”, informó.

El especialista agregó que para febrero también se esperan otros tres episodios de este tipo. “Van a venir por lo menos otras tres olas de calor y una última que debiera producirse durante la primera semana de marzo en Santiago y para toda la zona central en general”, anticipó.

Efectos

Patricio González, advirtió sobre el impacto que este nivel de temperaturas puede tener sobre el agro.

“Las olas de calor son muy dañinas porque provocan golpes de sol, manchas en los frutales -manzanas, peras- y causan estrés hídrico, es decir, el cultivo consume más agua de la que normalmente debiera consumir con lo cual el agricultor está obligado a regar más frecuentemente. También provoca estrés térmico, porque si uno reduce el agua al cultivo esa energía se transforma en calor y puede dañar la estructura de las hojas y de los frutos”, detalló.

En ese sentido, precisó que “fisiológicamente, es bueno que los cultivos se mantengan con temperaturas cercanas a los 30-31 grados durante enero y febrero, pero con 36-37 grados al igual que las personas los cultivos también sufren y con ello verse disminuida la producción”.

Seguir leyendo