Expira plazo que jueza Rutherford le dio al Ejército para remitirle viajes del alto mando

El periodo investigado del fraude en el Ejército abarca de 2010 en adelante.

La ministra podría ordenar mañana la incautación de los documentos, que incluyen las salidas del país del comandante en jefe y exoficiales investigados, entre 2010 y 2018.


El pasado miércoles 30 de enero, el comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Martínez, se comprometió ante la ministra en visita que indaga el fraude en la entidad castrense, Romy Rutherford, a que la institución le facilitaría toda la documentación que ella requirió sobre los viajes de 46 generales, entre 2010 y 2018, incluido los realizados por él mismo. Pero los plazos no se cumplieron.

La diligencia ordenada por Rutherford se enmarca dentro de la arista denominada “empresas de turismo”, que la magistrada abrió en 2018 por la supuesta malversación de caudales públicos, a través de la devolución de dineros que altos oficiales del Ejército obtenían, tras realizar viajes al extranjero financiados con dineros públicos.

Según antecedentes del caso, se cambiaban pasajes por más baratos y lo que sobraba les era devuelto como “exceso de equipaje”, o simplemente como reembolso.

Fue en este marco investigativo que la ministra Rutherford envió un oficio al Ejército, el 15 de enero, para pedirles “que se remita dentro del quinto día, bajo apercibimiento de proceder a su incautación, el detalle de viajes de corta y larga duración realizados, desde el año 2010 a la fecha, respecto de las personas que abajo se indican”, según publicó Reportajes de La Tercera.

En esa lista, adjuntada por Rutherford, figuraban los nombres de 25 miembros del actual Alto Mando y 21 generales de división y brigada llamados a retiro en noviembre de 2018.
Sin embargo, ese oficio no era el primero. Según distintas fuentes del caso, hace tres meses, la ministra en visita solicitó la misma información al Ejército, y como no encontró respuesta, reiteró la solicitud ahora bajo apercibimiento, dando un plazo de cinco días para que le remitieran los documentos.

Expirado ese plazo, el Ejército, a través de un oficio, le pidió a la ministra Rutherford un plazo 20 días más para enviarle los antecedentes, a lo que la jueza no accedió, otorgándole solo 15 días más.

El tiempo transcurría, y en medio de ese lapso, Rutherford llegó aquel 30 de enero hasta las dependencias del Ejército para reunirse con el general Martínez. Allí, éste se comprometió a la entrega de esa información y otros antecedentes.

Sin embargo, el plazo expiró el reciente jueves 6 de febrero y, hasta ayer, el Ejército aún no remitía la información a la ministra.

Por eso, trascendió que el lunes, si la información no llega o aún no hay algún tipo de contacto con el Ejército, la ministra Rutherford podría incautar la información requerida de las oficinas de la institución castrense.

Seguir leyendo