Gobierno dice que concentraciones en Quintero están “bajo norma europea”

Quintero
Un total de 1.762 personas resultaron intoxicadas en la zona donde el NILU realizó investigación. Foto: Aton

Mediciones del Instituto Noruego de Investigación concluyen que la calidad del aire “no es peligrosa para la salud”.


Tres meses duró el estudio realizado por el Instituto Noruego de Investigación del Aire (NILU) en Concón, Quintero y Puchuncaví, comunas donde el año pasado resultaron intoxicadas 1.762 personas en medio de una crisis medioambiental. Concluidas las mediciones, el organismo determinó que los cinco químicos estudiados en la zona no representan un riesgo para la salud.

El análisis, encargado por el Ministerio de Medio Ambiente, registró las concentraciones de los compuestos orgánicos volátiles metilcloroformo, nitrobenceno, iso-butano, tolueno y sulfuro de hidrógeno. Todas, sustancias identificadas por la población como las causantes de los episodios de intoxicaciones masivas.

La investigación se realizó con equipos de medición de calidad de aire (cánister), que obtuvieron muestras en 28 puntos de las comunas.

De acuerdo al ministerio, el estudio indicó que, por ejemplo, en el caso del metilcloroformo, los índices encontrados fueron de 2 Partes por billón (PPB), es decir, un nivel que está presente “en la atmósfera de cualquier lugar”. Según la cartera, el informe también arrojó que el iso-butano tuvo rangos de entre 0,1 y 15 PPB “por lo tanto no es peligroso”. La misma calificación se dio a los índices de tolueno medidos.

Al respecto, el ministro de Medio Ambiente (s), Felipe Riesco, aseguró que “las concentraciones están bajo la norma europea, bajo las normas de exposición a contaminantes que tiene Estados Unidos. Eso nos da la tranquilidad de que, si bien existen estos compuestos, no está en riesgo la salud”.

Por su parte, Norbert Schmidbauer, investigador del instituto, indicó que, por tratarse de compuestos cancerígenos, se sugiere que las autoridades las “bajen lo máximo posible”.

Los datos están siendo analizados por las municipalidades involucradas. Mauricio Carrasco, alcalde de Quintero, aseguró que “para nosotros esto es el inicio. El NILU seguirá tomando muestras todo el año”. Por otro lado, se informó que la comuna aumentó la dotación de ingenieros ambientales, a doce personas, junto con adquirir infraestructura para tomar muestras “de forma de tener nuestros propios resultados”.

En tanto, Eliana Olmos, alcaldesa de Puchuncaví, reiteró la necesidad de realizar exámenes para medir la presencia de contaminación en las personas. “Es necesario que se hagan los exámenes adecuados, esperando que esas concentraciones no hayan afectado a la población”, señaló.

Críticas

Hernán Ramírez, investigador de la Fundación Terram y dirigente de los vecinos del área afectada, explicó que “los resultados no han sido entregados a la comunidad en detalle, por lo que no tenemos confianza en ellos”. Agregó que las mediciones fueron realizadas en un plazo de tres meses, “pero no hay certeza sobre el periodo medido, dónde y con qué instrumentos”.

Patricio Pérez, investigador de la U. de Santiago en el área ambiental, afirmó que “aunque se haya hecho este análisis, no se puede afirmar que la zona está descontaminada; eso sería un error”. Añadió que un tema que se debe considerar son los meses en que el instituto noruego realizó las mediciones: “se tomaron muestras en un período en que hay bastante viento, por tratarse de primavera y verano. Ello implica que hay dispersión de contaminantes”, y recordó que las intoxicaciones masivas de 2018 ocurrieron a partir de agosto, cuando la ventilación era regular en el sector.

El ministro (s) Riesco también añadió que existen medidas estructurales para mitigar los eventuales episodios en la zona, a través del Plan de Descontaminación, que está en proceso de revisión en la Contraloría, a la espera de que se tome razón del mismo.

Seguir leyendo