Hijastra de Patricio Hales: “Al hablar, estas cosas no seguirán pasando”

Autor: S.P.

Elisa García-Huidobro dijo que el proceso que vivió fue “doloroso”.

Luego de que la justicia sobreseyó por prescripción al exembajador, su denunciante consideró que “se cerró el episodio”.


El pasado jueves, el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago sobreseyó al exdiputado y exembajador Patricio Hales, sobre quien recaían denuncias de supuesto abuso sexual, por prescripción.

Elisa García-Huidobro, hijastra del exparlamentario y una de las siete denunciantes, señala a La Tercera que tras la determinación “sentimos que con esto se cierra este episodio y hay otras satisfacciones. Nosotras pudimos contar lo que nos pasó, se nos escuchó, se nos respetó, y eso era lo que estábamos buscando”.

“Este fue un proceso limpio, ordenado y dentro de la ley”, admite.

“Se nos escuchó y validó”

Sobre las sensaciones entre las denunciantes tras el largo proceso, la hijastra de Hales, quien actualmente colabora con la Fundación para la Confianza, señala que hay conformidad, debido a que lo vivido puede servir de ejemplo en los casos de otras mujeres.

“Para todas nosotras se cierra un proceso súper largo y difícil, bien doloroso. Y de cierta manera estamos celebrando, porque se nos escuchó, se nos validó y se nos creyó. Eso nos da una sensación de tranquilidad, de alivio y también de alegría de poder invitar con el ejemplo a que más mujeres hablen”.

“Estamos optimistas de que estas cosas al hablarlas no seguirán pasando”, añade. “Obviamente, la justicia es la justicia y hubiera sido bueno un juicio”.

No obstante, “siento que se nos validó”, recalca.

“Nos falta avanzar”

Tras realizar junto a su hermana un diplomado sobre abuso sexual infantil en la Fundación para la Confianza, Elisa García-Huidobro comenzó a colaborar con esa entidad en mesas de trabajo, en apoyo a víctimas y realizando asesorías a víctimas en casos de abusos.

Este domingo, sostiene que es importante para la sociedad chilena que este tema siga siendo puesto a la luz y abordado con decisión, especialmente por los organismos encargados de evitar que haya más víctimas.

“Se está cayendo en una forma de ejercer el poder que es una forma antigua. Todavía nos falta avanzar un montón, pero es un hecho que hoy los abusos no se callan, y ese es el objetivo de nosotras, como mujeres, y como Fundación para la Confianza. Estamos optimistas de que estas cosas, al hablarlas, ya no seguirán ocurriendo”, explica.

Seguir leyendo