Indagan banda que usa a niños de 6 años para robar tiendas

Fachada del local afectado por el robo de $ 21 millones. Foto: Archivo

Grupo de ecuatorianos actúa en Santiago Centro y el barrio Meiggs, en Estación Central.


El 9 de enero, a las 18.46, dos hombres y dos mujeres de origen ecuatoriano ingresaron a una empresa de turismo ubicada en pleno centro de Santiago. Junto a ellos, una menor de edad de seis años.

Mientras los adultos hacían preguntas y distraían a los ejecutivos de venta, ordenaban a la niña que ingresara al local y robara la recaudación del día. En total, el grupo delictual se hizo un botín de $ 12 millones en efectivo, los que estaban al interior de un bolso.

Toda la operación, según los registros de las cámaras de seguridad del local afectado, se extendió por solo siete minutos. Se trata de un modus operandi que está generando preocupación entre las autoridades, por la utilización de menores en estos delitos. La misma banda, según el Ministerio Público, cuenta con ilícitos en Santiago Centro y el barrio Meiggs, en Estación Central.

Según el relato que el dueño del local en que se registró el millonario robo entregó a la Brigada Investigadora de Robos Metropolitana Centro Norte de la PDI, “alrededor de las 19.45 me llamó la supervisora del local, avisando que no estaba el bolso con el dinero de la recaudación del día. Me señaló mi personal que ya habían registrado todo, por lo que observé el monitor de la pantalla, dándome cuenta que un número determinado de personas, ayudados por un infante, sustraen el dinero”. Sin embargo, de acuerdo a los hallazgos de la PDI, las parejas no actúan solas, dado que colaborarían con ellos hasta tres personas más, quienes “invadirían” los negocios para permitir el actuar de los menores.

El hurto a New Stylo Travel no es el único detectado a esta banda. Un par de meses antes, en noviembre de 2017, una de las mujeres participantes del grupo concurrió a la Juguetería Jacs, también en Santiago. Allí, utilizó a un niño de siete años, quien, mientras ella distraía a la vendedora, sustrajo un teléfono móvil avaluado en cerca de $ 200 mil.

“Mientras se encontraba trabajando, ingresó una mujer en compañía de un niño de siete años, pelo liso, contextura normal, quien realizó una compra. Cuando ellos se retiraron, otra clienta que se encontraba en el local dijo que esta mujer aprovechó su descuido y le dijo al niño que sustrajera su celular”, indicó la afectada.

Los cuatro ecuatorianos conforman dos parejas sentimentales, una de ellas con cinco hijos entre 3 y 12 años, quienes serían los menores utilizados para cometer los delitos.

Estas personas poseen diferentes antecedentes. Entre ellos, uno de los hombres tiene una causa pendiente por manejo en estado de ebriedad, en tanto, las mujeres han sido imputadas por múltiples casos de hurto.

Pese al riesgo de fuga que expuso la Fiscalía Centro Norte en la petición de detención de julio pasado, el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago no permitió la aprehensión de los sospechosos.

Consultados sobre estos hechos, tanto el Ministerio Público como la PDI se negaron a entregar antecedentes, por ser una investigación en curso.

Seguir leyendo