Investigadores franceses aseguran que joven desaparecida habría muerto "asfixiada" por su novio chileno

narumi

El caso se archivó en Chile en junio pasado y dejó sin efecto las medidas cautelares que pesaban sobre Nicolás Zepeda, quien ha manifestado no estar involucrado en la desaparición de la estudiante japonesa, Narumi Kurosaki.




El joven chileno Nicolás Zepeda quedó sin medidas cautelares en junio de este año, luego de que Francia no perseverara en la extradición, tras ser el sospechoso de la desaparición de la estudiante japonesa Narumi Kurosaki, su expolola.

La mujer desapareció en Francia en 2016, y de acuerdo a las últimas declaraciones de investigadores franceces, murió probablemente asfixiada a manos de Nicolás Zepeda. Debido a esto, enviarán una comisión rogatoria a Chile "en las próximas semanas".

EL CASO

Kurosaki, de 21 años, desapareció en la ciudad de Besançon (centro-este de Francia), donde estudiaba francés, la noche del 4 de diciembre de 2016.

Pese a intensas búsquedas, su cuerpo no ha sido encontrado, pero los investigadores están convencidos de que está muerta.

"Hoy estamos convencidos de que, desgraciadamente, esta joven está muerta (...). No vemos qué más se puede hacer para encontrar su cuerpo", dijo el fiscal de Besançon, Etienne Manteaux.

Manteaux confirmó que no se había encontrado sangre en su habitación de una residencia universitaria de Besançon, donde varios testigos dijeron haber escuchado gritos de madrugada, y dijo que privilegia la muerte por "asfixia".

El exnovio de Kurosaki, Nicolás Zepeda, que publicó vídeos en internet amenazándola antes de su desaparición, es "más que nunca considerado el principal sospechoso de este asesinato", agregó.

Zepeda regresó a Chile poco después de la desaparición de Kurosaki, negando estar implicado en el presunto crimen aunque reconoció que estuvo con Kurosaki la noche en que ésta desapareció.

Las autoridades francesas enviarán una comisión rogatoria internacional "en las próximas semanas" para que el juez a cargo del caso pueda interrogar al sospechoso en Chile.

"Lo que ahora queremos es ir a Chile para poder interrogar al señor Zepeda (...) y para notificar claramente a la policía y a las autoridades judiciales la totalidad de los cargos que pesan en su contra", apuntó Manteaux.

Francia no ha enviado una solicitud de extradición, dijo Manteaux, y añadió que es difícil conseguir que los países extraditen a sus propios nacionales para juicios en el extranjero, por lo que lo más probable sería un juicio en Chile, basado en pruebas recogidas por las autoridades francesas, o un juicio en Francia que juzgaría a Zepeda en rebeldía.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.