La dura respuesta de Hermes Soto al exsargento Alarcón: “No es un niño, por lo tanto, no puede ser presionado por nadie”

Autor: Carlos Reyes

El General Director de Carabineros se refirió a los dichos del exuniformado, imputado por la muerte de Camilo Catrillanca, asegurando que un abogado de la institución y el exjefe del Gope de La Araucanía les instruyeron esconder información respecto a la muerte de Camilo Catrillanca.


El General Director de Carabineros, Hermes Soto, respondió durante esta jornada a los dichos del exsargento Carlos Alarcón, revelados por La Tercera, respecto a que un abogado de la policía uniformada “nos dijo lo que teníamos que decir” respecto al caso de la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca.

Alarcón, en su declaración judicial, dijo también que “el abogado Cristian Inostroza nos dijo lo que teníamos que decir y mi mayor (Manuel) Valdivieso lo apoyaba. También en esa oportunidad el abogado Inostroza nos preguntó si andábamos con cámaras. Raúl Ávila dijo que andaba con una cámara y ante esto el abogado Inostroza nos señaló que la versión sería que nadie andaba con cámaras”.

El exuniformado imputado por la muerte del comunero mapuche acusó al exjefe del Gope en la región, mayor Manuel Valdivieso, de llamarle la atención. “Me trató de débil, me decía que estuviera tranquilo, que todo iba a salir bien, pero al decirle la verdad él me preguntaba ¿te querí ir preso? Me decía que no fuera débil y que me mantuviera firme”., indicó.

Al respecto, Hermes Soto criticó duramente los dichos del exsargento, indicando que el exuniformado “tenía 25 años de servicio en la institución, es una persona adulta, tiene la madurez suficiente para determinar lo que está bien y esta mal”.

Soto agregó que si Alarcón “determinó hacer lo que hizo se equivocó. No es un niño, por lo tanto, no puede ser presionado por nadie”.

“Él debió haber cumplido, como corresponde, con lo que la ley le autoriza y le obliga”, concluyó la máxima autoridad de la policía uniformada.

Durante la mañana se conoció un video del General Director dirigido a los funcionarios de la institución, en medio de la crisis que enfrenta la policía uniformada por la muerte del comunero, en el que les dice que “no podemos seguir por el camino de la mentira, del uso innecesario de la fuerza y del empleo indiscriminado de las armas”.

Seguir leyendo