La medición de fuerzas de Silva y Cisternas en la Suprema

Suprema

Este miércoles se escogerá al próximo presidente del máximo tribunal, quien sucederá al ministro Haroldo Brito. Los magistrados advierten que el respeto por la tradición de la antigüedad será uno de los elementos clave. Aunque el voto es secreto y algunos supremos siguen en discernimiento, ya hay varios apoyos definidos para quien asumirá en enero.




Cuando el ministro vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, lanzó su candidatura a la presidencia del máximo tribunal, varios de sus colegas se molestaron. Algunos de los supremos no recibieron de buena forma las apariciones que tuvo Cisternas, a fines de la semana pasada, en la prensa. Varios consideraron que se trababa de una práctica que "politizaba" la elección y que no correspondía al estilo de los jueces de la Suprema.

Otros, sin embargo, comentan que fue una jugada "valiente, aunque no llegue a buen puerto". Uno de los elementos más valorados por quienes apoyan la opción de Cisternas fue el hecho de que presentara, antes de la votación, un "esquema" de trabajo. Sin embargo, la arremetida de Cisternas desordenó los planes. Su candidatura rompe con una tradición que desde hace años se ha impuesto en la judicatura: el nombramiento del juez que tiene mayor antigüedad en la Suprema. Esta tendencia solo se había roto una vez, cuando en 1998 los ministros optaron por Roberto Dávila y no por Osvaldo Faúndez. Quienes recuerdan esa época indican que pesó que el segundo se mostraba reacio a implementar la Reforma Procesal Penal.

La posibilidad de terminar con esta tendencia provocó que varios supremos cerraran filas con el magistrado a quien le correspondería asumir el mando del máximo tribunal: Guillermo Silva Gundelach. Fuentes judiciales comentan que esos apoyos se deben a que varios supremos reconocen en Silva a "un gran juez" y otros, debido a un "interés personal por sus propias candidaturas". Estos últimos, recalcan las mismas fuentes, son aquellos jueces a quienes, por el orden del escalafón de antigüedad, les tocaría asumir la presidencia en periodos posteriores.

Hay otro grupo de supremos entre los cuales el peso de la tradición es un valor en sí mismo, por lo que cualquier cambio en las reglas les provoca "incomodidad".

La combinación entre antigüedad y liderazgo es lo que tendrán que ponderar los supremos, en votación secreta, este miércoles 18. Un supremo asegura a La Tercera que "para ser juez no se necesita tener liderazgo, hay que tener méritos jurídicos". Pero, dice el mismo magistrado, "para ser presidente de la Corte Suprema sí hay que tener liderazgo". Algunas veces, plantean en el máximo tribunal, al que corresponde por antigüedad es un "líder innato". En otras, no.

Esto último adquiere especial relevancia por la opinión que tiene un ala de la Suprema sobre la gestión del actual presidente, Haroldo Brito. Pese a que ningún supremo tiene reparos personales contra Brito, hay quienes consideran que en momentos complejos, como en las tensiones con el Tribunal Constitucional, no ha demostrado el liderazgo suficiente. Por eso, considerando que el 2020 será intenso debido a la discusión por la nueva Constitución, algunos supremos consideran que se necesita un presidente con un liderazgo fuerte y que sepa defender los intereses del Poder Judicial.

Lamberto Cisternas, vocero C. Suprema

En la Suprema lo señalan como uno de los mejores voceros que ha tenido el máximo tribunal. En abril del próximo año se jubila, pero de salir electo extendería su mandato. Su candidatura, que se hizo pública luego de que le enviara una carta al resto de los ministros, no fue bien vista por algunos de sus colegas. De hecho, un supremo dice que incorporó "un leve tinte político inadecuado" para una elección de jueces. Pero Cisternas, de acuerdo a fuentes del máximo tribunal, estaría logrando tener el apoyo de varios ministros que llegaron hace poco a la Suprema. Entre ellos estarían los supremos Jorge Dahm, Sergio Muñoz, Mauricio Silva Cancino, Ángela Vivanco, Andrea Muñoz, Manuel Valderrama y María Angélica Repetto.

Guillermo Silva, ministro C. Suprema

Pese a que advierten que podría tratarse de una votación reñida, varios jueces de la Suprema aseguran que Silva corre con ventaja. "Se ha insinuado que mi único mérito es la antigüedad; eso no es así", dijo esta semana el magistrado, quien ingresó al Poder Judicial en 1972 y que hizo su carrera en la Región del Biobío. Aunque el voto es secreto y aún hay magistrados analizando el tema, fuentes judiciales aseguran que Silva concitaría el apoyo de los supremos Carlos Künsemüller, Gloria Ana Chevesich, Carlos Aránguiz, Rosa María Maggi, Haroldo Brito, Juan Eduardo Fuentes, Ricardo Blanco y Arturo Prado. Las mismas fuentes señalan que a algunos les incomoda que la esposa de Silva se desempeñe como secretaria civil de la Corte de Santiago.

Comenta