La “semana negra” del transporte: viajes disminuyen un 80% y empresas sufren impactos en ingresos

Desde la semana pasada, cuando se determinó una cuarentena en siete comunas de Santiago, los traslados en Metro y buses han registrado un descenso sostenido. El gobierno asegura que los servicios se mantendrán, pese a la menor demanda.




El aislamiento para evitar contagios por coronavirus produjo un desplome de los viajes en el Transantiago durante la última semana, lo que no solo redunda en una postal de trenes y buses casi vacíos circulando en la ciudad, sino que también acarrea un fuerte impacto económico para las empresas del sector.

Desde que se ordenó la cuarentena en siete comunas de la zona oriente -que se prorrogó hoy para seis de ellas-, los traslados han seguido a la baja. Según cifras de la Dirección de Transporte Público Metropolitano (DTPM), entre el 23 y el 30 de marzo, las transacciones (pago con la tarjeta Bip!) en Metro descendieron, en promedio, un 81% respecto de la semana anterior. En los buses, en tanto, la cifra llegó a un 72%.

En el tren subterráneo, una de las mayores caídas se dio ayer lunes, cuando la afluencia descendió un 86,5% en relación a la semana anterior, transportando apenas a 270 mil personas en pleno día hábil. Y el domingo pasado viajaron sólo 71 mil usuarios.

¿Qué efectos trae los ajustes en la demanda?

Ariel López, investigador del Núcleo de Movilidades y Territorios, plantea que el sistema de transporte se financia a través del pago que hacen los pasajeros y a través de los subsidios que entrega el Estado, lo que permite mantener funcionando los servicios. Por ello, si hay un cambio en la demanda de pasajeros, disminuyen los recursos disponibles.

“Esto ha sido un problema de transporte público a nivel mundial. Evidentemente, las empresas no se sostienen a través de los ingresos de la Bip!”, dice.

Por ello, señala que posiblemente se buscará una fórmula para compensar a los operadores, tal como se hizo tras el estallido social.

Guillermo Muñoz exdirector del Transporte Público, indica que “ningún operador aguanta casi un mes sin pasajeros; corresponde realizar un ajuste de los contratos por las pérdidas que han registrado”.

Así, subraya que se debería afinar una fórmula que, por ejemplo, permita pagarles por los kilómetros recorridos y no por pasajeros transportados.

Ministerio y servicios

Pese a este negativo escenario, el Ministerio de Transportes ha reiterado que los servicios se mantendrán operativos, aunque con horarios ajustados.

La red de Metro funciona actualmente entre las 6.30 y las 19.30 horas, mientras que los buses inician los servicios a las 5.30 y los extienden hasta las 22 horas.

La empresa Metro, en tanto, aclara que la red registra una afluencia en torno a 87% menos de pasajeros en día laboral, comparado con la semana del 9 de marzo, antes de que se declarara la emergencia por el Covid-19.

Sin embargo, y pese a la crisis, se informa que continuarán con sus proyectos de reconstrucción de estaciones que fueron destruidas durante el estallido social, además de la extensión de las líneas 2 y 3 y la construcción de la 7.

Comenta