María José Castro, subsecretaria de Educación Parvularia: “No tenemos reportes de cierres, las consecuencias se verán a largo plazo”

Foto: Mario Téllez

La autoridad educacional advierte que es importante que las postulaciones al financiamiento de emergencia se hagan “en tiempo y forma”.




Hay un grueso de sostenedores de jardines infantiles que expresan que se les rechazaron créditos como el Fogape, y que incluso piensan en el cierre de recintos. ¿Cómo se está trabajando con ellos?

El Mineduc tiene una Unidad de Apoyo al Sostenedor, que en este período se ha focalizado expresamente en el Fogape, para ayudar particularmente a los sostenedores de jardines privados en el proceso. Si bien es cierto que el Fogape es de fácil acceso, y la verdad es que la mayoría podría obtenerlo, necesitan ayuda en cómo postular.

Jardines Particulares Unidos comenta que de 81 solicitudes al crédito, 61 fueron rechazadas.

Los datos globales que tenemos es que más de 200 jardines o sostenedores han pedido el Fogape y el 60% lo ha logrado. Hay un grupo que efectivamente no cumplía con los requisitos. Y de esos casos, hemos logrado ayudar al menos a 17 jardines que estarían en buenas vías para revertir el rechazo inicial. Lo importante es que se acerquen con toda la documentación para que los podamos ayudar a que las postulaciones se hagan en tiempo y en forma. Pueden escribirnos acreditofogape@mineduc.cl, y hay otras alternativas, como el crédito Corfo Mipyme o el subsidio Reactívate Sercotec.

¿Tienen reportes de cierres, al día de hoy?

No tenemos reportes formales de cierre de jardines. Las consecuencias las veremos a largo plazo, tal vez en unos meses más, pero al día de hoy, no hemos tenido ninguno.

¿La fuga de matrícula afectará la cobertura de la educación inicial?

Nuestro propósito es que la cobertura aumente, ni siquiera es que no disminuya. La mayoría de los jardines privados está buscando todas las alternativas posibles para que eso no suceda y han disminuido los gastos. Muchos de ellos se han acogido a la Ley de Protección del Empleo, han mantenido buen vínculo con las familias y han logrado que se reduzca el monto de mensualidad para que los niños se mantengan.

El regreso a clases de los más pequeños, cuando suceda, va a ser más difícil por las medidas de distanciamiento social o higiene. ¿Hay algún plan para eso?

Se entregarán exigencias y otras sugerencias de acuerdo a la realidad de cada establecimiento. En la educación parvularia los espacios en general son buenos, pero lo que ocurre con los niños a pesar de estar en un espacio grande, es que no van a tener la distancia física porque no son capaces de hacerlo. Lo que hemos hablado con la Sociedad Chilena de Pediatría es que hay que generar conductas de higiene que van asociadas a lo que está ocurriendo. Por ejemplo, para el lavado de manos, habrá que hacer rutinas cada vez que sea necesario, porque un niño se va a tocar la cara. Quizás, cantar una canción que dure lo que debe durar un lavado de manos. También la idea es tener en sala solo los útiles que se van a utilizar y que no sean compartidos, posteriormente sanitizarlos. Los adultos usarán mascarillas o escudos faciales, también el control de temperatura.

¿Cómo se cubren estos meses donde el niño/a no ha recibido educación parvularia?

Nuestro foco desde el principio ha sido llegar a los padres, cuidadores o quienes vivan con los niños más pequeños. Es a través de ellos como podemos disminuir los niveles de estrés que pudiera estar teniendo un niño. Está la app “Mi Jardín” que disponibilizó la Junji, donde pueden encontrar todo tipo de materiales y muchos consejos y actividades. Todo eso es muy importante para que en algún momento puedan volver al espacio educativo, porque donde realmente se juega el desarrollo presente y futuro de un niño es en la educación parvularia.

Comenta