Más de 50 iglesias cambian las grietas por un renovado esplendor

Iglesias
La Iglesia del Buen Pastor, en San Felipe

Desde 2010, el Estado lleva a cabo un plan de recuperación arquitectónica que hacia 2022 habrá restaurado 52 templos. Un 82% ya estaba listo en 2018.


“Los templos, de una manera u otra, son una forma de responder a la sensación de miedo, inseguridad e inestabilidad que tenían los fundadores de la ciudad donde se emplazan esas iglesias”, explica Abraham Paulsen, académico del Instituto de Geografía e investigador del Centro de Estudios de la Religión de la UC. Así define el experto el rol crucial de estas edificaciones, que reúnen historia y fe.

Las iglesias también se convierten en símbolos de unidad. Es lo que ocurre con la iglesia de Mocha, en Huara, que buscó representar la fusión entre elementos hispanos y comunidades indígenas. Levantada entre 1575 y 1578 con materiales propios de la zona, presentó estoica resistencia a los embates de la naturaleza, pero el terremoto de 2005 en Tarapacá le causó serios daños. Hoy, con la categoría de monumento histórico, forma parte de las recuperaciones arquitectónicas que ha realizado el Ministerio de Obras Públicas (MOP) en templos a partir de 2010.

Según la cartera, entre ese año y 2018 se concretó la restauración de 43 iglesias, mediante una inversión de $ 47.659.860.697.

Iglesias
Catedral San Marcos de Arica

El balance muestra que la mayor cantidad de edificaciones refaccionadas se encuentra en el norte. Asimismo, se realizó reparaciones en templos afectados por el 27F en las regiones de O’Higgins y El Maule. En cambio, según informó el MOP, el sismo de 6,7 ocurrido el 19 de enero en Coquimbo no causó daños en las iglesias de este listado.

De acuerdo con el catastro oficial, hacia 2022 el Estado habrá gastado un total de $ 61.923.819.809 en 52 iglesias. Esto, debido a que hoy se encuentran en restauración tres iglesias (dos en O’Higgins y una en El Maule) y seis que están en proceso de licitación.

De esta manera, en 2018 ya se había completado la restauración del 82% de los templos considerados en el programa. La mayoría de los edificios, además, son monumentos históricos.

Capilla Nuestra Señora del Carmen de Bartuco, Pencahue

Complejidades

Cada iglesia tuvo distintas complejidades en los trabajos necesarios para restaurarla, explica Raúl Irarrázabal, arquitecto asesor de la Dirección de Arquitectura del MOP. El profesional señala que en Chile hay cinco tipologías de iglesias en cuanto a sus materiales: adobe, tabiquería de adobe, albañilería, madera y hormigón.

“Las iglesias que tienen más daños son las de adobe, y no necesariamente por los terremotos. Muestran muchos perjuicios causados por la humedad”, precisa.

En el panorama general destacan los trabajos realizados en tres iglesias en Chiloé (Rilán, Dalcahue y Chelín), designadas por la Unesco como Patrimonios de la Humanidad. En ellas se invirtió un total de $ 2.971.485.000.

El ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, explica que uno de cada cuatro inmuebles protegidos por el Estado “tiene carácter religioso, lo que habla de una influencia de la que no podemos estar ajenos como Ministerio de Obras Públicas. Por ello, nos sentimos muy orgullosos de que nuestra acción permita que decenas de localidades estén recuperando una parte fundamental de su identidad”.

Sandra Bichara, (48) nacida y criada en Recoleta, trabaja hace 15 años en un quiosco frente a la iglesia La Viñita, refaccionada en 2018 con un costo de casi $ 883 millones. Valora la restauración del recinto, porque, asegura, “es la iglesia más antigua que tenemos en el sector. Es un patrimonio nuestro”.

(Presiona aquí para ampliar la tabla)

Seguir leyendo