Obispo Durán acusa ser víctima de una “operación política” destinada a silenciar su “posición valórica”

Autor: La Tercera

El obispo Eduardo Durán es investigado por la fiscalía por su alto patrimonio.

La máxima autoridad de la Catedral Evangélica, publicó un video de cerca de cuatro minutos donde se refiere a la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente por presunto lavado de activos.


La máxima autoridad de la Catedral Evangélica, el obispo Eduardo Durán, publicó un video de cerca de cuatro minutos donde se refiere a la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente por presunto lavado de activos donde acusa ser víctimas de una “persecución” y de una “operación política” destinada a silenciar su “posición valórica”.

“Desde hace más de un año, a través de los medios de comunicación social se informa respecto de irregularidades supuestamente cometidas en nuestra iglesia. Curiosamente, desde que en el Tedeum de 2017, diéramos a conocer nuestra negativa respecto al aborto y a otras materias de ley afrontaban los principios contenidos en las sagradas escrituras,  hemos sentido que somos objeto de una campaña constante de desprestigio”, inicia la declaración del pastor evangélico.

De acuerdo a Durán, él se acercó voluntariamente al Ministerio Público para que iniciará la investigación y accedió “a levantar el secreto bancario a fin de dar una total transparencia a mi situación” y acusó que esos antecedentes se han “informado parcialmente”.

Según consignó La Tercera, el obispo Durán declaró en calidad de imputado, el pasado 23 de enero ante la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente que recibe un diezmo superior a $30 millones mensualmente.

En relación a la investigación por presunto lavado de actos, el religioso emplazó la fiscalía a que “se formalice en proceso  si realmente tiene los antecedentes suficientes para hacerlo. De lo contrario, le solicito que haga público el fin de las investigaciones y esperamos por lo menos una disculpa”.

“Con esta declaración damos por cerrado este capítulo de filtraciones, trascendidos y mentiras. No volveré a hablar sobre este tema y nos avocaremos como siempre a las tareas que nos demanda la iglesia, pues ese debe ser nuestro deber”, concluye.

Seguir leyendo