Paso de los Ten Tanker por Chile costó más de US$ 3 millones

Conaf informó este jueves que hace una semana dejó el país la última de las dos naves estadounideses especializadas en el combate de grandes incendios. Expertos califican como positivo su aporte.

Comenzaba el año y, con ello, los incendios forestales. En las primeras 48 horas de 2019, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) contabilizaba 66 siniestros y desde ese organismo se preveía una temporada más compleja que la anterior. Así lo señaló el 7 de enero el ministro de Agricultura, Antonio Walker, quien explicó que la proyección de daños para la temporada era “mayor a 70 mil hectáreas” quemadas, un 40% más que el promedio que registra Chile en los últimos 10 años.

Por ese motivo, para ayudar al combate de los incendios, en febrero se contrataron dos DC-10 Tanker desde Estados Unidos. El primero de ellos arribó el 8 de febrero por un período de 28 días y un costo de US$ 2 millones. Cuatro días después se sumó la segunda nave, por un contrato de 14 días y un valor de arriendo de US$ 1.265.000. Así, en total, el pago que debió desembolsar el Ministerio del Interior por las funciones de ambas naves alcanzó a US$ 3.265.000.

“Estas aeronaves constituyeron un gran aporte, no sólo para frenar el daño a los bosques, sino también para proteger a las personas y salvar casas”, señaló José Manuel Rebolledo, director ejecutivo de Conaf.

Los aviones, de 50 metros de largo y con una capacidad de 36 mil litros de agua,  cumplieron funciones en localidades como Galvarino, en la región de La Araucanía; Cochrane, en Aysén; y también en la provincia de Concepción. El pasado jueves 7, el último Ten Tanker dejó el país, mientras que la otra nave había terminado sus funciones el 26 de febrero.

Patricio González, agroclimatólogo de la Universidad de Talca, cree que el trabajo de estos aviones fue un aporte en el combate de grandes incendios. “Estos aviones tienen una evaluación positiva”, plantea. En relación al por qué de la retirada de ellos, señaló que  “sirven para incendios que cubrían grandes áreas, cumplen la primera labor, pero cuando los incendios ya son más de quebradas o de valles, son los naves más pequeños o los helicópteros los que pueden descargar agua en esos sectores y apagarlos”.

Seguir leyendo