Plaza Italia sin rayados ni grafitis

Entre marzo y mayo, la Intendencia Metropolitana ha pintado cinco mil fachadas, equivalentes a 50 mil metros cuadrados.




Fue en marzo cuando la Intendencia Metropolitana echó a andar un plan de recuperación de fachadas y monumentos. La idea surgió justo después de que disminuyeran las manifestaciones provocadas por el estallido social, que tuvieron como centro neurálgico el casco histórico de Santiago. El plan estuvo centrado en las fachadas ubicadas en el cuadrante que está entre Vicuña Mackenna, Teatinos, el Parque Forestal y la Alameda.

“El trabajo consistió en que las personas venían a la intendencia a pedir colaboración para limpiar sus fachadas. Ellas hacían una solicitud, nos poníamos de acuerdo en un día, una hora y un color de las cinco alternativas que teníamos”, explica el intendente Felipe Guevara.

Una de las fachadas que tuvo su estreno esta semana fue la del Metro Estación Baquedano. Una de sus entradas principales quedó destruida luego de las manifestaciones y completamente grafiteada. Todo eso quedó atrás. Pese a que esa entrada aún no es habilitada y sigue cerrada, fue pintada completamente de un color gris.

La entrada principal de la Estación Baquedano fue el símbolo de los desmanes en las protestas que partieron el 18 de octubre del año pasado. Aunque a principios de mayo abrió por primera vez sus puertas en superficie para que ingresaran pasajeros, el acceso principal se mantiene cancelado.
Crowne Plaza. El histórico hotel que debió cerrar sus puertas en noviembre, a raíz de las manifestaciones, recuperó el tradicional color amarillo de su entrada.
Cinco mil fachadas. El intendente Guevara cuenta que el plan significó pintar 50 mil metros cuadrados.
Cinco colores de pintura. Los propietarios podían escoger entre seis colores disponibles por la Intendencia para pintar sus fachadas.
Arreglos en calles y veredas. La baja afluencia vehicular producto de la cuarentena ha permitido arreglar las calles y veredas que rodean Plaza Italia.

Comenta