Primera protesta masiva en contra del tag genera alta congestión en RM

Según la organización, 42 comunas adhirieron a la movilización en contra de las alzas de tarifas. Desde el gobierno criticaron la interrupción del tránsito y lo calificaron de “inaceptable”.


La Ruta 68, la Ruta 5 Norte y la Ruta 5 Sur son algunas de las autopistas donde hoy cientos de automovilista se reunieron en caravana para protestar en contra de las alzas de tarifas de peajes y de tag, generando alta congestión durante la hora peak de la mañana.

La manifestación fue organizada por la agrupación “#NoMásAbusosdeTags&peajes” y se trata de la más grande que ha realizado el movimiento. Desde la organización aseguran que se logró convocar a 42 comunas. Tras la protesta, algunos de sus adherentes se dirigieron al Ministerio de Obras Públicas (MOP) para manifestarse.

Alejandra Barriga, vocera de la agrupación sostuvo que existe gran descontento de los usuarios “porque esto representa un altísimo costo para los chilenos. Creemos que el gobierno debe tener conciencia”. Además añadió que exigirán una reunión con el MOP para que se contemple en nuevos contratos la eventual baja de las tarifas.

“Esperamos que todos toquen las bocinas, nos apoyen con banderas, que el Gobierno vea que nosotros ya estamos molestos con esta situación del alza de los tag. Esperamos respuestas, porque ya llevamos tres años en este movimiento y no hemos logrado absolutamente nada”, añadió Barriga.

Desde el gobierno rechazaron la forma de manifestarse de los automovilistas. “Si bien las interrupciones de tránsito fueron breves, nos parece inaceptable que el normal desplazamiento de los ciudadanos por estas vías haya sido entorpecido”, señaló el MOP mediante un comunicado.

En relación al petitorio de la organización aseguraron que “por razones ajenas a nuestra voluntad, no fue posible concretar el acercamiento con los organizadores de la manifestación. Pese a ello, reiteramos nuestra voluntad y disposición a dialogar”.

La ministra vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, señaló que “todos tenemos compromisos y sabemos que muchos son ineludibles y, por lo tanto, que existan compatriotas que a través de este tipo de manifestaciones, habiendo existido la puerta al diálogo, la rechazan, creemos que es incomprensible”.

Alzas de tarifas

En promedio, desde 2010 las tarifas de las autopistas han aumentado un 6% anual (ver gráfico). La fórmula para calcular el alza está fijada en los contratos de concesión y se hace considerando el alza del IPC más un 3,5%.

El experto Álvaro González, director de Latinoamérica Infraestructura, explicó que el reclamo “viene de algo muy concreto: la gente observa que en las horas puntas hay más congestión y cada año aumenta más la tarifa. Surge la duda ¿por qué yo pago más caro por un servicio más malo?. Pero nadie se hace cargo de que cada uno aporta a la congestión”.

Según González, la fórmula con la que se calcula la tarifa, originalmente iba ayudar a descongestionar la autopista en hora punta, ya que iba a desincentivar su uso. Sin embargo, asegura que se sobrepasó la estimación que se hizo en un principio. “La gente prefiere pagar más a usar el transporte público, porque lo considera malo”, señaló.

Entre las soluciones, agrega, “hay que invertir en transporte público y también analizar cómo usar las concesiones urbanas para aumentar esa inversión”.

En ese sentido, uno de los ejemplos que dio el experto fue la incorporación de la Línea 4 del Metro en la concesión de Américo Vespucio Sur. “Si la autopista no hubiera financiado las obras civiles, actualmente no tendríamos esa línea de Metro”, dijo González.

Por su parte, el académico Franco Basso, investigador del Observatorio de Movilidad de la U. Diego Portales, afirmó que “hay que considerar el costo de la obra y la operación. Estas cifras son las que se fijaron en los contratos y son las reglas del juego que se conocen hace 10 años, por lo que no es tan entendible la sorpresa que generan hoy en día”.

Basso añadió que las autopistas chilenas son caras, pero “es lo que cuesta tener una infraestructura de primer nivel como lo que tenemos aquí”. Además, aseguró que “hay que tener claro que el automóvil es un privilegio, no es un derecho. Por lo tanto si bien los reclamos son entendibles dentro de un contexto social, no tienen asidero dentro de un punto de vista técnico, ya que está comprobado que el uso del automóvil genera externalidades negativas como congestión y contaminación”.

Seguir leyendo