Raúl Escobar Poblete es puesto a disposición del ministro que investiga crimen de Jaime Guzmán

“Hoy día se pone a disposición de la Corte Suprema y del ministro (Guillermo) de la Barra, quien es el que hoy día tiene a su cargo la investigación del caso", señaló el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli.




A disposición de la justicia chilena fue puesto el exfrentista Raúl Escobar Poblete tras su extradición temporal desde México.

El prefecto inspector José Ortiz, subdirector de Inteligencia, Crimen Organizado y Seguridad Migratoria (Subdicor) de la PDI informó tras su traslado que Escobar, sindicado como uno de los autores de los disparos que dieron muerte al senador Jaime Guzmán en 1991, llegó bajo estrictas medidas de seguridad.

Por instrucciones del ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Santiago, que sustenta la causa, Guillermo de la Barra, se dispuso una “cápsula de seguridad” para el operativo de traslado. El prefecto Ortiz señaló que el exfrentista sería ingresado a “un centro penitenciario que lo tenemos reservado y será entregado directamente a Gendarmería de Chile”.

Desde esa institución, en tanto, explicaron que desde las 2.00 horas Escobar Poblete permanecía en el Centro de Justicia de Santiago, en tránsito, a la espera de la notificación del ministro para su traslado. El ministro lo notificó de la causa por la que se le sometió a proceso el año 2002 y se ordenó su ingreso al penal Santiago Uno.

En entrevista con radio Cooperativa, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, había adelantado que “hoy día se pone a disposición de la Corte Suprema y del ministro (Guillermo) de la Barra, quien es el que hoy día tiene a su cargo la investigación del caso del asesinato de Jaime Guzmán”.

El asesinato del senador y la carrera delictiva de “Emilio”

El llamado comandante “Emilio”, chapa durante su permanencia en el grupo subversivo, junto a Ricardo Palma Salamanca, y por orden de Mauricio Hernández, disparó contra el senador Jaime Guzmán Errázuriz en la esquina de avenida Batlle y Ordoñez con Regina Pacis, en Ñuñoa, cuando el abogado y académico salía del Campus Oriente de la Universidad Católica tras dictar una cátedra, a las 18.27 horas del lunes 1 de abril de 1991.

“En circunstancias que el senador Jaime Guzmán Errázuriz hacía abandono del mencionado lugar, por calle Batlle y Ordóñez, en dirección al poniente, al detenerse el vehículo ante el paso de peatones ubicado a la salida del costado derecho, un individuo desconocido procedió a disparar un arma corta 9 mm en un número aproximado a seis tiros, dándose a la fuga. El senador fue atendido en el Hospital Militar, presentando heridas a bala torácico abdominal complicadas, anemia aguda, las que le provocaron la muerte a las 21.35 horas, aproximadamente, mientras era intervenido quirúrgicamente”, señala el parte policial del teniente de Carabineros Francisco Farías Saavedra.

Dos balas impactaron en el cuerpo de Guzmán. Los atacantes escaparon en un automóvil robado y el chofer del senador, Luis Fuentes, lo condujo hasta la sede de la UDI para pedir ayuda y luego al Hospital Militar. Una de las balas atravesó su cuerpo sin lesionar elementos anatómicos importantes, para salir al exterior, la segunda se alojó en su zona torácico-abdominal y causó su deceso.

A Escobar Poblete además se le sindica como autor del asesinato del coronel de Carabineros Luis Fontaine y como uno de los secuestradores de Cristián Edwards. También habría orquestado la fuga de los integrantes del FPMR desde la Cárcel de Alta Seguridad y sería quien disparó desde el helicóptero con un fusil M-16 a los funcionarios de Gendarmería que intentaban impedir el escape de los subversivos. Años más tarde, la policía brasileña lo identificó como una de las personas que participó en el secuestro de Washington Olivetto. Su paradero era desconocido hasta mayo de 2017, cuando fue detenido en San Miguel de Allende, México.

El exfrentista fue capturado bajo el alias de Ramón Alberto Guerra Valencia por el secuestro de la ciudadana franco-estadounidense Nancy Michelle Kendall, a quien mantuvo cautiva por más de dos meses, siendo torturada y mutilada. “Emilio” debe cumplir 60 años de cárcel por el crimen y por ello su permanencia en Chile fue catalogada de “temporal”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.