Rector de U. de Chile pide el fin de tomas y paros feministas y llama "al trabajo colaborativo en forma inmediata"

Ennio-Vivaldi

Ennio Vivaldi sostuvo que "prolongar la paralización de la Universidad con paros y tomas sólo daña la vida académica y la cohesión de la comunidad".




Mediante una carta abierta, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, pidió el fin de los paros y tomas feministas con el fin de abrir una convocatoria "al diálogo" y "al trabajo colaborativo en forma inmediata".

"Desde el inicio de la movilización feminista, esta rectoría reconoció la justicia y urgencia de sus demandas y buscó habilitar espacios para el diálogo e intercambio fructífero de ideas para avanzar en la erradicación del acoso sexual y laboral; del abuso y discriminación arbitraria y de toda manifestación contra la igualdad de género en nuestras aulas y espacios de convivencia", expresó de entrada.

Acusó que, sin embargo, "a pesar de nuestros constantes llamados al diálogo, aún no hemos recibido un documento con solicitudes concretas que nos permitan instalar una conversación a nivel de toda la Universidad. Hace tres semanas las estudiantes anunciaron un petitorio unitario, cuya fecha de entrega ha sido aplazada en más de una oportunidad".

"El consenso alcanzado al interior de nuestra comunidad respecto a los temas de fondo de la movilización, requiere que se traduzca en políticas y acciones concretas para lograr la gran transformación cultural que buscamos. Por ello, además de las mesas de trabajo y comisiones que se han instalado en cada Facultad e Instituto, la Dirección de Igualdad de Género en el último mes ya ha articulado cinco comisiones triestamentales que se encuentran abordando las siguientes temáticas: a) Cambios normativos, b) Educación no sexista y modelo educativo, c) Modelos de atención de víctimas de acoso, abuso y discriminación arbitraria, d) Programas de capacitación y e) Comunicaciones", agregó.

En consecuencia, según el rector "prolongar la paralización de la Universidad con paros y tomas sólo daña la vida académica y la cohesión de la comunidad, sin duda, los mayores activos con los que la institución cuenta para incidir en la sociedad chilena. Convoco a las representantes del movimiento feminista estudiantil de la Universidad al diálogo y al trabajo colaborativo en forma inmediata".

Comenta