Rectores piden aclarar si deben hacerse cargo de estudiantes que pierdan la gratuidad por atrasarse

Autor: Carlos Said

Foto: Richard Ulloa

Las universidades del G9 dudan de si deben financiar el 50% de las carreras de los jóvenes que se excedieron, si es que obtuvieron el beneficio antes de la ley.


La Ley de Educación Superior establece que si un estudiante con gratuidad extiende su carrera más allá del plazo reglamentario, entonces el financiamiento estatal se reducirá a la mitad, debiendo la institución educacional financiar la otra mitad, lo que mantiene en alerta a los planteles, por las mermas financieras que eso podría traerles.

Pero los rectores tienen dudas de si esa condición es aplicable a los jóvenes que obtuvieron el beneficio entre 2015 y 2018, cuando la ley no estaba vigente aún. Hasta inicios de año, cuando un alumno excedía su plazo, lo que ocurría es que perdía la gratuidad y debía hacerse cargo de financiar su carrera, con la posibilidad de acceder a un crédito. Pero ahora la ley obliga a que el período se exceso sea financiado entre el fisco y la institución.

Las universidades no estatales del Consejo de Rectores, agrupadas en el G9, tuvieron hoy una reunión con la División de Educación Superior (Divesup) para pedir una aclaración. “No está claro que esta norma se pueda aplicar a los estudiantes que recibieron la gratuidad entre 2016 y 2018, cuando la ley no estaba vigente, sino que se financió por glosa. En otras palabras, se están cambiando las reglas del juego para esos estudiantes”, explica.

Hasta este año, cuando la ley no estaba vigente, casi 40 mil estudiantes habían perdido la gratuidad. Pero ahora que la normativa está rigiendo, los rectores tienen dudas de qué ocurrirá con los estudiantes que consiguieron el beneficio hasta este año, si se atrasan en sus carreras.

“La Divesup nos dice que están aplicando la ley tal como está diseñada, pero que pueden hacer las consultas para ver si no fuera esto aplicable para los estudiantes que fueron beneficiados antes de la vigencia de la ley”, agrega Galindo.

Según los cálculos del G9, la condición de financiar el 50% de la carrera a los jóvenes que se atrasen les traerá una merma de entre $9 mil millones y $10 mil millones, mientras que para todo el Cruch, el déficit sería de $30 mil millones.

#Tags


Seguir leyendo