Santiago se toma un respiro de los santiaguinos

Imagen-TEMATICA-SANTIAGO-WEB

Son más de 7 millones de personas las que a diario transitan y repletan la capital. Con febrero, sin embargo, todo cambia. La gente se va. Las calles se desocupan. Malls, museos, transportes y el Metro dan cuenta de ello. Aunque este año la crisis social también puso su grano.


Febrero es el mes en que Santiago tradicionalmente se desocupa y la gente transita sin tacos. El origen del fenómeno es obvio y a esta altura ya casi una tradición urbana: mientras unos estrujan el verano y salen de vacaciones, otros se quedan en su trabajo y siguen remando. Son los 28 días -29 este año- más desocupados de la capital. Particularmente durante estas semanas, según reza la creencia. La duda para este año era si la crisis social alteraría de algún modo esta rutina, pero las calles, malls, museos, Metro y otros indicadores parecen desestimarlo.

Según estimaciones del Ministerio de Obras Públicas (MOP), durante todo febrero cerca de 1 millón 387 mil vehículos dejarán la capital; es decir, 70 mil más que el año pasado en la misma fecha. Inclusive, para el fin de semana pasado se proyectaba el movimiento clave. "Cerca de 320 mil vehículos van a intercambiarse; unos van a salir de Santiago y otros volverían el día domingo", comenta el ministro (S) Cristóbal Leturia.

Las magnitudes son altas e influyen. El censo de 2017 dio cuenta de que más del 40% de las personas que viven en Chile se concentran en la Región Metropolitana. Y en los flujos viales ese dato se deja sentir. Información entregada por el Ministerio de Transportes indica que, por ejemplo, el pasado martes 11 de febrero, comparado con el martes 15 de octubre del año pasado, el movimiento vehicular en la arteria de Bilbao a la altura de Suecia disminuyó en un 38,2%. Este indicador, de hecho, pone a "competir" dos días normales y de mediados de semana. Aquella misma baja porcentual también se observa en otros ejes, como Vespucio a la altura de Echeñique (-15,2%) y en Toesca con Manuel Rodríguez (-17,4%).

"Febrero ha sido el mes en que históricamente se reducen los flujos vehiculares en la capital, lo que repercute directamente en menores tiempos de viaje", ratifica el ministro (s) de Transporte, José Luis Domínguez.

Otra comparación, pero a nivel general de la ciudad, aclara el mismo punto en referencia a aquel martes 15 de octubre del año pasado: el martes 10 de diciembre el flujo vehicular había aumentado un 0,27%; el martes 14 de enero disminuyó un 9,56% y el martes 11 de febrero tuvo una baja del 21,68%. Claramente, andan menos vehículos en la calle.

Los usuarios de Metro también se ven beneficiados con un poco más de espacio. En promedio en un día laboral, la afluencia es de 2.800.765 viajes. En lo que va de febrero el promedio ha sido de 1.718.202 viajes. Cifra que, en todo caso, también se ve afectada por la operatividad de Metro, a un 82% de su capacidad.

"Siempre uso la estación Irarrázaval (Línea 5) a las 08.00, y ahora noto la diferencia, puedo ingresar tranquila", cuenta Isabel Peña (23), usuaria de la red.

Los espacios recreativos también ven una caída durante este mes. El Museo de Historia Natural, de la Quinta Normal, registró entre octubre y enero de este año 115.438 visitas; o sea, 59 mil menos que el año pasado a igual periodo. "Es efectivo que durante febrero disminuye el flujo de visitantes, debido a que los museos y algunos centros culturales sustentan parte de su público en la visita de estudiantes", confirma el ministro (s) de Cultura, Juan Carlos Silva.

Ricardo Miranda (23) trabaja como garzón en la cafetería Cest Si Bon Café, ubicada en el mall Costanera Center, en Providencia. Este centro comercial tiene un promedio de visitas que bordea los 3 millones mensuales, a excepción de febrero. "El público bajó considerablemente. Nosotros en nuestra cafetería hemos visto reducido el número de reservas", relata.

Comenta