Las razones de por qué Schöenstatt costea el 100% de la estadía de Cox

"El Papa estaba preocupado de que quedara sin ayuda", explicaron desde la entidad respecto del regreso del exobispo. También subrayaron que "costó mucho" hallarle un hogar.




"Nosotros vamos a financiar a Cox a pedido expreso del Papa Francisco". Así lo afirmó el viceprovincial y vocero de los Padres de Schöenstatt, Patricio Moore, respecto de cómo se costeará la estadía y la defensa judicial -cuando se determine quién la asumirá- del exobispo de La Serena, Francisco José Cox, en su regreso a Chile.

"El Papa estaba preocupado de que quedara sin ayuda", subrayó el sacerdote en relación a Cox, quien fue dimitido del estado clerical por el Pontífice en octubre del año pasado. O sea, ya no es sacerdote.

Sin embargo, la suerte del otrora prelado es diferente de la que corrieron Cristián Precht y Fernando Karadima, quienes también fueron expulsados del sacerdocio en septiembre pasado. Pero en ambos casos, el Arzobispado de Santiago no se hace cargo de sus gastos.

"A los otros dos sacerdotes, Precht y Karadima, los expulsaron de todo, a Cox lo dejan. Hay una renuncia con elástico, flexible", afirmó el vocero de la agrupación de laicos Juan XXIII de La Serena, Juan Rojas.

Cox arribó el reciente domingo al país, tras 17 años fuera, en un vuelo desde Frankfurt, Alemania. Desde la organización señalaron que el traslado es "con el fin de que enfrente los procesos que la justicia requiera".

Sobre las formas en que se colaborará con la justicia, señalaron que "nos interesa de sobremanera la verdad. Por el momento, nosotros no sabemos qué requiere la justicia, estaremos atentos a los pasos que se vayan dando en este campo".

El próximo martes 19 de febrero será la audiencia que definirá la competencia del tribunal, si es que la denuncia presentada por Hernán Godoy, en junio de 2018 -que involucra hechos que podrían estar prescritos- se ve a través de la justicia antigua o de la fiscalía.

Respecto de cómo se recibió la noticia en Schöenstatt, Moore señaló que "como ya llevamos algunos meses preparando el regreso de Francisco José Cox, en la comunidad hay un acuerdo de que lo más conveniente era traerlo a Chile. Siempre puede haber alguien que tenga otra opinión, pero en general coincidimos en que lo mejor es que él esté aquí".

La gestión para poder concretar el traslado duró meses. Desde Schöenstatt aseguraron que "no era fácil por varios motivos", entre ellos, realizarle exámenes médicos y buscar un sitio donde pudiera vivir. Finalmente lo acogió un matrimonio que reside en la Región Metropolitana, en las afueras de Santiago.

"En primer lugar, por su salud, teníamos que ver bien que él podía resistir un viaje largo", explicó el viceprovincial Moore. Añadió que "lo segundo es que nos costó mucho encontrar un hogar donde lo acogieran. Llegamos a este matrimonio buscando lugares en muchas partes, nosotros no los conocíamos y ellos estuvieron dispuestos a recibirlo".

Para el laico Juan Rojas, el destino desconocido del sacerdote da pie a suspicacias, ya que en otras ocasiones han sido informados con detalles más claros del proceso. "Ahora no sabemos, genera una incertidumbre dónde está, quién lo cuida, si son especialistas o médicos (...) Hay una serie de nebulosas sobre las cuales no han sido claros en Schöenstatt".

Desde la agrupación laical, además, señalaron estar trabajando en un organigrama que evidencia una posible red de encubridores de los eventuales abusos de Francisco José Cox.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.