Cómo se activó el operativo para reemplazar el avión en que volaba Piñera a Cúcuta para participar en actividades por Venezuela

Foto: AgenciaUno

La falla fue detectada poco después del despegue desde Santiago y el capitán de la FACh a cargo del viaje avisó del desperfecto en pleno vuelo. Eso permitió que de inmediato volara a Iquique el jef Gulfstream G-IV, que por protocolo estaba listo en caso de cualquier emergencia.


Había bromas en el avión presidencial. El aparato había recién despegado desde Santiago rumbo a Iquique, la escala previa a Cúcuta -destino final del viaje de Sebastián Piñera-, pero las constantes oscilaciones de la aeronave, hacia arriba y hacia abajo, motivaban las risas de los periodistas que viajaban en la comitiva con el mandatario rumbo a participar en la entrega de ayuda humanitaria a Venezuela, que comentaban que parecía un movimiento de montaña rusa.

Pero en esos momentos, ya la FACh había activado un operativo de emergencia tras detectar luego del despegue un desperfecto en el avión, que, aunque no representaba un problema mayor, sí podía complicar la agenda presidencial. De hecho, en la comitiva se comentó que fue el propio capitán quien avisó desde el aire de que había detectado un problema, permitiendo el despliegue del “plan B” que existe en casos así.

En Santiago estaba esperando, listo para entrar en operación, el jet Gulfstream G-IV, designado como el avión de respaldo en caso de fallas del Boeing 737-500. Al ser notificados del desperfecto, el aparato despegó rumbo a Iquique mientras todavía el vuelo que llevaba a Piñera se encontraba en el aire.

Al llegar a la escala programada -que inicialmente era una parada para cargar combustible-, los técnicos de la Fuerza Aérea revisaron el avión. Mientras los pasajeros descendían, el presidente llamaba a su ministro del Interior, Andrés Chadwick. Minutos después, se informó de la decisión: Piñera cambiaría de avión y seguiría rumbo a Cúcuta en el jet Gulfstream G-IV, un aparato con mucha menor capacidad de pasajeros. Una resolución que, además, le permitía no alterar su agenda, pues en la FACh comentaron que el aparato vuela más rápido que el Boeing 737-600, por lo que se estimaba que el mandatario llegaría a Cúcuta muy cerca de la hora prevista inicialmente, las 13 horas locales (15 horas de Chile).

Para el resto de la comitiva, la FACh sigue trabajando en reparar la falla sufrida por el avión que originalmente llevaba a Piñera. Hasta el momento, se ha señalado que en caso de que los problemas sean solucionados, el aparato retomará vuelo a Colombia para que quienes quedaron en tierra con el cambio de aeronave puedan sumarse a la agenda presidencial.

#Tags


Seguir leyendo