Sistema frontal deja mil viviendas anegadas y 23 mil hogares sin luz en medio de crisis sanitaria

Tres vehículos cayeron al tranque Los Pascuales debido al debilitamiento del terreno en el sector de Rocuant.

Las precipitaciones afectaron a toda la zona centro sur del país, entre Coquimbo y Biobío.A pesar de acumular más de 100 mm de agua caída este año, 2020 sigue bajo el promedio.




Un sistema frontal que acumuló más de 30 mm de precipitaciones en pocas horas, dejó un saldo de 146 hogares anegados en la Región Metropolitana y mil viviendas damnificadas en todo el país. Así lo informó la Onemi y el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, quien también señaló que, hasta la noche, la intensa lluvia mantenía sin suministro eléctrico a 10 mil clientes en la capital y más de 23 mil a nivel nacional.

La comuna más golpeada fue El Bosque, según el director nacional de la Onemi, Ricardo Toro. Sadi Melo, alcalde de ese municipio, precisa que se trata de la Población Frei, un conjunto habitacional con una antigüedad de más de 45 años, donde se vieron anegadas 28 casas, donde viven 98 personas y aún se mantienen 100 en evaluación. La situación en este sector, comenta el edil, es recurrente: “Cuando hay lluvias intensas como anoche, se produce esto porque el agua no tiene evacuación. Es algo que históricamente pasa en el sur de Santiago. A pesar de que instalamos un colector hace unos años, igual se ve sobrepasado”.

Cerca de 30 funcionarios municipales, bomberos y una cuadrilla de Aguas Andinas socorrieron el lugar. La municipalidad resolvió sanitizar los hogares anegados con las aguas del alcantarillado, secar las casas y entregarles colchones, frazadas y alimentos a los vecinos. Irse a un albergue, dice Sadi Melo, no era una opción para ellos. Temían contagiarse de Covid-19.

En las comunas de San Bernardo (16), San Miguel (15), La Pintana (12) y Lo Espejo también hubo viviendas anegadas. Las precipitaciones en los pasos bajo nivel de Lo Ovalle, Lo Espejo, Parroquia, Antofagasta y Walker Martínez sufrieron inundaciones que imposibilitaron el tránsito de vehículos. Lo mismo que el canal Santa Marta en Maipú. Rodolfo Carter, alcalde de La Florida, comentó que la intersección de Departamental con Av. La Florida fue uno de los puntos más complejos durante la mañana en su municipio, pero que “hasta ahora no ha habido afectación a las viviendas. Pero lo más importante es que tenemos controlada la situación en la precordillera: las piscinas decantadoras están normales. No hay riesgo de aluvión por el momento”.

Por lo mismo, Ricardo Toro pidió a las personas no salir de sus casas y, en caso de necesitar hacerlo, no olvidar las “medidas de distanciamiento social y protección para evitar propagar la infección innecesariamente dentro de los sectores donde ellos viven”.

Socavones en Valparaíso

A eso de las 6.00 horas de hoy al menos 30 familias del sector El Bajo, La Greda y Chocota, en la comuna de Puchuncaví, debieron evacuar rápidamente sus viviendas tras el desborde del canal El Bajo debido a las intensas lluvias. El caudal de agua y barro penetró en las casas, dejando 10 viviendas damnificadas, mientras se evalúa el daño en otras 65 casas. En Valparaíso, en tanto, se contabilizaron 50 deslizamientos de tierra y socavones en el sector de Avenida Alemania y Laguna Verde. Mientras que en el sector de Rocuant, tres vehículos cayeron al tranque Los Pascuales por debilitamiento del terreno.

Tras las intensas lluvias, la Onemi decretó alerta roja en la provincia de Valparaíso. El intendente regional, Jorge Martínez, informó que en la ciudad puerto “al menos 200 viviendas quedaron afectadas con distinto tipo de daño, hay al menos 600 personas damnificadas. Mientras que en Puchuncaví se estableció un albergue en el colegio General Velázquez para las familias afectadas”.

En Viña del Mar el temporal también causó estragos en Reñaca.

En tanto, en la Región de O’Higgins se reportaron cortes en las rutas I-30J, H-780 y I-72. Más al sur, en Linares, se desbordaron los canales Colbún y Villa Alegre. Pero en la Región de Maule, fue Talca la ciudad donde la lluvia dejó más daños, especialmente en el casco histórico, debido a los desbordes de los canales Baeza, Williams y el estero Piduco. Su alcalde, Juan Carlos Díaz, informa que “muchas villas aledañas se vieron afectadas por los desbordes. Teníamos una proyección de 35 mm y cayeron sobre 50 mm. Esto es urgente, porque vamos a tener que resolver el anegamiento de calles y secar las casas pronto, porque viene otro frente y se nos junta con la crisis sanitaria, la humedad y el frío”.

Aún en déficit

A pesar de que el sistema frontal dejó un acumulado anual de más de 100 mm de precipitaciones, este 2020 sigue estando lejos del promedio histórico de Santiago. Eso explicó Arnaldo Zúñiga, jefe de Difusión de la Dirección Meteorológica de Chile, quien indicó que en un año tipo, a esta fecha lo normal es acumular 159,8 mm de lluvia. De todas formas, es mucho más de los 52,3 mm que cayeron a la misma altura del año pasado.

“Lo significativo de este sistema frontal fue que la concentración de la precipitación se dio en la madrugada, tal como lo teníamos indicado en nuestro aviso, donde se concentró mucha lluvia en muy poca cantidad de horas”, explicó Zúñiga. El meteorólogo proyectó nuevas lluvias para el miércoles, que dejarían entre 5 y 10 mm, y un nuevo frente que avanza por el mar y que llegaría al país el viernes, a la altura de la Región del Ñuble y Biobío, y que luego avanzará hacia el norte. Ese sistema frontal, pronostica Zúñiga, dejaría entre 20 y 30 mm más de lluvia.

Lluvia complica a centros hospitalarios

Tras inspeccionar el hospital modular al costado del Barros Luco, el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, constató que no había inundación del recinto. Esto, tras un video que circuló por redes sociales donde se mostraba anegamiento al exterior de las carpas.

En cuanto al estado de la red tras el sistema frontal, Zúñiga detalló que un Cesfam en el Maule sufrió la caída del techo en un box, que permanecía sin pacientes y que en el Hospital San Camilo de San Felipe los pacientes que requerían un escáner fueron trasladados a Los Andes, pues se desconectó la máquina por seguridad tras filtraciones de agua. Sí reconoció “goteras” en otros recintos.

Sobre el resto de los hospitales de campaña, comentó que “no tenemos registro de problemas mayores en el Sótero del Río ni aquí en el Hospital Barros Luco. Hay que recordar, también, que se está terminando el hospital modular al costado del Hospital de Limache que no tiene problemas”.

Comenta