Suprema confirma condena de 5 años de cárcel impuesta en segundo juicio a acusado de incendio en Universidad Pedro de Valdivia

UNIVERSIDAD PEDRO DE VALDIVIA QUEMADA2609 - copia

Máximo tribunal rechazó recurso de nulidad en caso contra Alejandro Carvajal. Defensa cuestionó su detención en flagrancia, lo que no fue acogido. En primer juicio oral quedó en libertad, sin embargo el Ministerio del Interior consiguió un segundo proceso.


La Corte Suprema rechazó el recurso de nulidad interpuesto por la defensa de Alejandro Samuel Carvajal Gutiérrez en contra de la sentencia del Tercer Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago, de febrero de 2021, que lo condenó a la pena de 5 años y un día de presidio efectivo, en calidad de autor del delito consumado de incendio.

Carvajal fue condenado como responsable de un incendio en la sede de Vicuña Mackenna de la Universidad Pedro de Valdivia, ocurrido en noviembre de 2019, en medio de manifestaciones relacionadas al llamado estallido social. El inmueble -construido en 1915- era parte de las visitas patrimoniales organizadas por el Ministerio de las Culturas y funcionaba en él también la rectoría de la casa de estudios.

El siniestro ocurrió el 8 de noviembre de 2019 en la universidad ubicada en la comuna de Providencia, muy cerca de la Plaza Baquedano, epicentro de las manifestaciones que se desarrollaron desde el 18 de octubre de ese mismo año. En el juicio oral y según la investigación de la Fiscalía Metropolitana Oriente, se determinó que el condenado generó un foco de fuego independiente en el inmueble universitario, ocasionado al arrojar un líquido acelerante sobre una cortina en llamas, aumentando el poder destructivo de las mismas y dando como resultado la destrucción de parte del mobiliario.

Al día siguiente del incendio se conoció la detención de Carvajal Gutiérrez, un joven estudiante secundario en esos días, de 19 años, sin antecedentes penales ni detenciones policiales.

En septiembre de 2020 el Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago lo declaró culpable y se le condenó a 3 años y un día de presidio, que se sustituyó por un régimen de libertad vigilada intensiva. Sin embargo la Corte de Apelaciones de Santiago accedió a un recurso que presentó el Ministerio del Interior y Seguridad Pública para iniciar un nuevo juicio.

Ante la sentencia de cárcel en el nuevo juicio la defensa apeló, sin embargo, en fallo unánime dado a conocer esta semana, la Segunda Sala del máximo tribunal -integrada por los ministros Haroldo Brito, Manuel Antonio Valderrama, Jorge Dahm, Leopoldo Llanos y la ministra María Teresa Letelier- descartó infracción al debido proceso en la actuación de Carabineros en la detención, argumento que expuso la defensa.

“La actuación de los funcionarios se desenvuelve en el marco de un procedimiento que se desarrolló al amparo de las hipótesis de flagrancia que la ley define”, se señala en el fallo.

En el texto los jueces indican que “los funcionarios policiales estaban facultados, no solo para practicar la detención del imputado, como cuestiona la defensa, sino que también lo estaban para realizar el propio registro audiovisual de la comisión del hecho punible y de las características fisonómicas del imputado, que permitió su detención dentro del lapso de flagrancia regulado en la ley”.

“La actuación reprochada, no lo fue a título de agente encubierto o revelador, de manera que no es posible sostener que la prueba obtenida con ocasión del desempeño de los Carabineros, en lo que a este capítulo se refiere, lo haya sido con vulneración de garantías fundamentales, por lo que esta causal de invalidación será desestimada”, se concluye en el fallo.

La versión del condenado

“Me encontré con una reja que da al parque Bustamante, la salté para salir a la calle y veo que mucha gente, creo que más de doscientas, quienes botan la reja y entran a saquear un local comercial en el interior de la universidad, además que reventaban los vidrios y sacaban un data. Yo ingresé un par de minutos después de la turba. Tomé mi skate y rompí dos ventanas”, declaró Carvajal cuando estaba siendo investigado, el 6 de enero de 2020.

“Escuchaba gente que quería quemar. Yo vi humo en el piso dos y escuché gente que decía que evacuáramos y otros que querían que se quemara. Estaba en el patio y vi una cortina del primer piso, en una ventanal. Intenté prender con el encendedor la cortina, pero no encendió. Retrocedí, siempre dentro de la universidad y veo a un tipo con capucha blanca que tira algo a la cortina y luego veo que se enciende la cortina. Retrocedo y tiré una botella de bebida que había comprado en un quiosco”, señaló.

“Luego salí de la universidad, me quedé en el parque Bustamante. Decidí irme a mi casa y me agarra Carabineros. Me fui en skate y cerca de La Moneda veo que Carabineros se me acerca y reaccioné con miedo y retrocedí pero me detuvieron”, afirmó el joven.

Expuesto por el Ministerio Público a imágenes que mostraban que luego de lanzar el líquido que contenía la botella se avivó el fuego, Carvajal aseguró que se puede “explicar esa situación por causas como el viento”.

“Lancé una botella con líquido, con bebida, por rabia”, aseguró.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.