Una bala y un perro muerto en Quilicura

Un registro audiovisual que se viralizó tuvo como protagonistas a un carabinero y un perro que murió en la calle luego de un disparo del funcionario. Tras el hecho, en la institución abrieron un sumario y, además, analizarán el uso de armas “no letales” para estos casos.


Eran las 14.50 del jueves, cuando un móvil de Carabineros fue requerido en el sector de Calle B, en Quilicura, mientras realizaba un patrullaje preventivo. Una vendedora ambulante acusaba que otro sujeto la había amenazado de muerte en medio de una disputa territorial. Los oficiales acuden e intentan detener al hombre, que se resiste. La escena termina inesperadamente con un perro callejero muerto tras recibir una bala en la cabeza, y un grupo de personas increpando al policía que le disparó: “La ley del cholito, la ley del cholito”, repetía un testigo.

Toda la situación quedó grabada en un video captado por un transeúnte. “Yo tengo perros, ¿cómo matái un perro?, no, no…”, decía exaltado el autor del registro. Como ya es costumbre, el video se viralizó rápidamente a través de redes sociales y hoy, durante la mañana, Carabineros salió a responder la pregunta que se hacían los miles de internautas que vieron las imágenes: ¿por qué reducir de tal forma a un animal?

El perro de pelaje amarillo, que de acuerdo al parte policial era de raza pitbull, circulaba recurrentemente por el sector de Calle B. Según quienes frecuentan la zona, los mismos vendedores ambulantes lo alimentaban a él y a otros canes. Quienes lo vieron, decían en redes sociales que no era un animal agresivo, que seguramente los nervios lo hicieron actuar así. Esa fue la misma explicación que dio Carabineros.

En medio de la detención y los gritos, el animal “se pone nervioso al ver esta actividad y se abalanza sobre el carabinero. Como pueden ver en el video, trata de morderle la pierna, le rompe el pantalón. El carabinero se corre y lo saca con su pierna”, explicó el mayor Diego Rojas, director de Comunicaciones de la policía uniformada.

Pero eso no fue suficiente. El animal rasgó la ropa del oficial y este, “al sentirse amenazado”, sacó su arma y le disparó para concluir el procedimiento. Según el parte policial, tras el disparo el animal fue asistido por los mismos carabineros, quienes lo llevaron a un veterinario, pero los intentos fueron inútiles: se presume que ya estaba muerto, pues las imágenes difundidas muestran al perro inerte en el piso junto a un charco de sangre. Para estos casos, Carabineros no tiene un protocolo de acción.

El saldo del operativo fue una investigación interna en Carabineros para verificar si se cumplió con los protocolos, y otra indagatoria del Ministerio Público. “Se ha dispuesto una investigación respecto a esa situación para establecer presuntas responsabilidades si es que las hubiera, y ver el accionar, si es que corresponde o no corresponde”, señaló el general director de Carabineros, Hermes Soto. En paralelo, la institución informó que está analizando el uso de armas “no letales”, como electroshock y gas pimienta, en casos como este.

Carolina Leiva, máster en Derecho Animal de la U. Autónoma de Barcelona, explicó que en este caso la “Ley Cholito” no es aplicable porque dicha legislación, en su mayoría, se refiere a la tenencia responsable. El final de la historia dejó a un animal muerto. Lo que no se podrá saber nunca es si efectivamente el animal reaccionó así por temor o por cariño a quienes lo alimentaban a diario.

Seguir leyendo