Fisco gastó US$ 1.400 millones en viáticos, horas extras y autos desde 2014

En tanto, el gasto en materiales de oficina, de telefonía, y de publicidad, sumó US$ 766 millones, todos recursos en la mira de Hacienda para el ajuste fiscal.


El recorte del gasto público en el presente ejercicio presupuestario, anunciado por el Ministerio de Hacienda, encontró un apoyo cerrado desde expertos del mercado, quienes previeron un rango de ajuste de entre US$ 500 millones y US$ 1.000 millones de manera de dar una señal clara de cuidado con la billetera fiscal.

El problema, en manos del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, es dónde buscar ese ahorro, considerando que gran parte del Presupuesto está “amarrado”. Por eso, La Tercera se enfocó en el ajuste fiscal que realizó Larraín en 2011, cuando se redujeron recursos en ítems como horas extras, honorarios, viáticos, materiales de oficina, materiales y útiles de aseo, insumos y repuestos computacionales, telefonía fija y celular, entre varios otros, para ver la magnitud del gasto probable a ser ajustado en 2018.

Así, como lo revelan los Datos Abiertos de gobierno, durante la administración de Michelle Bachelet (2014-2017) el gasto en vehículos -uno de los ítems al que aludió directamente el ministro Larraín al anunciar el ajuste- alcanzó poco más $ 297.026 millones, implicando un alza de 8,5% real frente al gasto del período 2010-2013.

En tanto, el gasto en viáticos (que suelen ser objeto de recortes), alcanzaron $3.470,7 millones en el gobierno anterior, un avance de casi 50% real frente a los recursos destinados a este ítem en el primer gobierno de Sebastián Piñera.

Más relevante en monto, el gasto por concepto de trabajos extraordinarios y horas extras totalizó $ 562.617 millones los últimos cuatro años, un aumento de 10,7% frente al período anterior.

En total, estos tres ítem sumaron en torno a US$ 1.427 millones.

Con todo, Carolina Grünwald, investigadora de LyD, afirmó que “el ajuste fiscal este año será más doloroso que el de 2011”, planteando que el escenario de estrechez de recursos públicos, y los gastos ya comprometidos, complican el ejercicio.

Además, recordando la corrección al alza del déficit estructural desde 1,17% a 2,1% del PIB que informó el gobierno de Bachelet el fin de semana, unos US$1.100 adicionales, Grünwald planteó que “creo que antes de decidir el ajuste de gasto habrá una reestimación de las cifras fiscales, podrían haber estado sobreestimadas”.

A su vez, Jorge Lorca, economista senior de Banchile Inversiones, señaló que “a pesar de que el último Informe de las Finanzas Públicas reveló que los gastos comprometidos hacia 2020 son menores que aquellos consistentes con la reducción del déficit estructural, el supuesto de crecimiento del PIB implícito está por sobre el 3%, y por ende habrá poco margen para ajustes en los próximos años”. En vistas de este problema, llamó a que “el gasto de capital fuera la partida menos afectada por el eventual ajuste fiscal”, de manera de resguardar el crecimiento de mediano plazo.

En esta línea, el economista miembro del Consejo Fiscal Asesor, José Yáñez, también advirtió que será necesario realizar el ajuste, dada la corrección que realizó el gobierno anterior del déficit estructural (ver entrevista).

Otros gastos ajustables

El gasto en materiales de oficina es otro ítem que suele ajustarse cuando se persigue la austeridad fiscal, monto que en el gobierno anterior ascendió a $ 116.420 millones (un alza de 11,8% frente al período 2010-2013).

Asimismo, el gasto en telefonía celular y fija llegó a $ 164.528 millones entre 2014 y 2017, si bien en este caso hubo una baja de los recursos frente al gobierno anterior de Piñera (-6,2% real). Otro ítem que fue ajustado en los últimos cuatro años fue el ligado a servicios de publicidad ($ 182.446 millones), una baja de 17,5% respecto al monto gastado entre 2010 y 2013. Estos gastos sumaron US$ 766 millones.

(Para ver en detalle la infografía, haz click aquí o en la imagen)

Seguir leyendo