Anwar Al Awlaki, el clérigo estadounidense que sigue reclutando yihadistas después de su muerte

Los sermones de Al Awlaki, que rondan en Internet, habrían servido de inspiración tanto para los autores de los atentados de Charlie Hebdo como para los del Maratón de Boston en 2013.




La inspiración de los terroristas y "lobos solitarios" tiene nombre, Anwar Al Awlaki, un clérigo estadounidense de origen yemení que llegó a publicar más videos con propaganda yihadista que el propio Osama Bin Laden.

Su muerte el 2011 -por un drone estadounidense en Yemen- significó para Estados Unidos un hito significativo para derrotar al grupo terrorista de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP, por sus siglas en inglés), ya que era considerado un miembro de alto rango, sin embargo el mensaje del clérigo circula por internet manteniendo viva su imagen entre sus seguidores. Sus sermones en inglés y en árabe siguen alimentando el odio de los musulmanes hacia los no creyentes de Alá.

El último ataque terrorista realizado bajo su inspiración fue el del semanario satírico francés Charlie Hebdo, dejando 12 muertos y que conmovió a Francia y al mundo entero. Según comentó el propio Chérif Kouachi -uno de los dos sospechosos del ataque- antes de ser abatido por la policía francesa, fue el mismo Awlaki quien financió su paso por Yemen y su formación al abrigo de Al Qaeda, de acuerdo a la cadena BFMTV.

Al Awlaki nació en 1971 en Las Cruces, Nuevo México, en donde su padre estudiaba Economía de la Agricultura en la universidad estatal, según un informe de la cadena CNN. Viajó siendo un niño a Yemen con su familia. Estudió ingeniería y trabajó como clérigo en una mezquita de la ciudad de San Diego, allí conoció a Khalid al-Mihdhar y Nawaf al-Hazmi, ambos vinculados en el atentado de la Torres Gemelas del 2001.

Por esa razón, el clérigo estuvo en la mira del FBI, que lo entrevistó y siguió varias veces, según el diario español El País. Al darse cuenta de esta situación huyó a Londres y posteriormente, en 2004, se estableció en Yemen con su familia.

En Yemen, fue encarcelado por una pelea callejera, sus conocidos dicen que se "fortaleció en la cárcel" y su figura religiosa se hizo más importante entre los yihadistas. 

Osama Bin Laden si bien era la cabeza de Al Qaeda, era un líder inalcanzable, a diferencia de Al Awlaki. De los 250 yihadistas acusados de tener algún vínculo con el grupo terrorista el 11 de septiembre, 62 de ellos  tuvieron contacto con el clérigo.  

Este hombre conocido como un pilar de la religión y el fundamentalismo islámico, tenía una gran debilidad: las mujeres. Según lo publicado por Daily Mail, el clérigo habría gastado más de $ 2.000 dólares en encuentros con prostitutas.

Otra de sus aficiones era comer pizza en un restaurante gourmet llamado Bertuccis, ubicado al costado de la Universidad de Washington, según reveló un registro de las acciones diarias de Al Awlaki que realizó el FBI, citado por NBC.

ATENTADO A CHARLIE HEBDO

Cherif (32) y Said Kouachi (34) conocieron a Al Awlaki durante un entrenamiento en Yemen, según informaciones publicadas por Reuters.

En una conversación con BFMTV, tras el ataque a Charlie hebdo, el menor de los hermanos reconoció su relación con el clérigo. "Yo, Cherif Kouachi, fui enviado por Al Qaeda en Yemen. Sheikh Anwar Al Awlaki financió mi viaje", declaro el terrorista.

ATENTADO EN MARATÓN DE BOSTON

La investigación tras los atentados en el Maratón de Boston, en abril de 2013, perpetrados por los hermanos de origen checheno Tsarnaev, revelaron que Al Awlaki sirvió de mentor a través de su ingente doctrina, aunque no hubo vínculos directos, de acuerdo a El País de España.

Los Tsarnaev habrían seguido "las instrucciones paso a paso para construir bombas similares que se publicaron en el primer número de la revista Inspire, publicación electrónica de Al Qaeda en la Península Arábiga que al Awlaki ayudó a producir", según reporta CNN.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".