CEP: Leonidas Montes y Harald Beyer integran lista de posibles sucesores de Fontaine

Consejo directivo del centro de estudios se reunirá el próximo 7 de junio para designar al nuevo director. La saliente autoridad del think tank se mostró sorprendida con la petición de renuncia. Continuará como investigador de la entidad.




"Ha sido algo inesperado para mí", afirmó ayer Arturo Fontaine, confirmando -en una declaración pública- que el comité ejecutivo del Centro de Estudios Públicos (CEP) le solicitó su renuncia a la dirección de la institución, uno de los think tank con más ascendencia en el país.

Según explicó, la decisión se tomó en una reunión del consejo ejecutivo el viernes pasado, argumentándose la necesidad de que el centro de estudios inicie una nueva etapa.

Fontaine, quien se ha mantenido como director de la entidad por 31 años, agregó que él continuará en ella desempeñándose como investigador -como se le ofreció en la reunión del viernes- y que la decisión final deberá ser ratificada por el consejo directivo, en una sesión convocada para el 7 de junio.

En esa reunión también está previsto que se designe al nuevo director del centro de estudios.

Según fuentes del CEP, el economista y filósofo Leonidas Montes es uno de los nombres con más posibilidades para suceder a Fontaine. Ex presidente de TVN, decano de la Escuela de Gobierno de la U. Adolfo Ibáñez y actual miembro del consejo directivo del think tank, cuenta con una trayectoria académica reconocida transversalmente.

Ante los cuestionamientos a la conducción de Fontaine, ya hace algún tiempo se viene mencionando, en círculos vinculados al CEP, a Montes para dirigir el centro.

Otra de las cartas que se barajan para la dirección del CEP es el ex ministro de Educación Harald Beyer. El ex secretario de Estado ha estado ligado al centro de estudios como investigador desde 1987, llegando a asumir la subdirección de la entidad.

LAS RAZONES DEL CAMBIO
El cambio en la dirección del CEP es explicada en algunos sectores por el giro más liberal y crítico del gobierno que ha asumido Fontaine en el último tiempo.

El saliente director ha cuestionado con fuerza, por ejemplo, el proyecto que crea la Superintendencia de Educación Superior -enfrentándolo con el ex ministro Beyer y quien fuera su colaborador al interior del CEP- y se ha manifestado contrario al lucro en la educación superior, lo que generó tensiones con algunos sectores de derecha.

En sectores del CEP señalan que la principal razón del cambio es que existía una crítica visión de la actual dirección, principalmente por lo que consideran un estancamiento del centro en la generación de ideas.

En su declaración pública, Fontaine destacó que bajo su dirección el CEP "ha sido un instituto académico independiente (...), no ha estado al servicio ni de la derecha, ni del centro, ni de la izquierda. Para eso están sus partidos e institutos. Tampoco ha estado al servicio de los empresarios. Para eso están los gremios empresariales".

Posteriormente, consultado por la prensa acerca de las críticas en su contra, Fontaine dijo que "siempre hay errores, no cabe duda que cometí muchos errores y estoy dispuesto a reconocerlos".

Con todo, defendió y dijo estar "orgulloso" de haber dado cabida e invitado a debatir al centro a dirigentes del movimiento estudiantil como Camila Vallejo y Giorgio Jackson.

Y requerido por un balance de su gestión, señaló estar "conforme", aunque pensando en una autocritica dijo que "nos faltó más apertura". En este sentido, mencionó un déficit en el área sindical. "No hemos tenido contacto con la dirigencia sindical", afirmó.

En su declaración, el académico también destacó el reconocimiento que han alcanzado algunas de las publicaciones del centro de estudios, como la encuesta CEP que se confecciona desde fines de los años 80.

Comenta