Chilevisión apuesta al destape en el primer capítulo de teleserie La Doña

Autor: C.A. / R.M.

Marcó 20,2 puntos de rating. El laberinto de Alicia, 25,6.

Sesenta minutos y un ritmo frenético. Esa era la apuesta que mostró anoche CHV con el primer capítulo de La doña, la teleserie nocturna que revive la dupla televisiva entre el director Vicente Sabatini y la actriz Claudia Di Girólamo. “Es el tempo que tiene la historia, es la norma”, resume el mismo Sabatini sobre la producción que termina sus grabaciones el jueves, en los estudios de ChileFilms.

Carlos Galofré, jefe de guionistas de la historia de Chilevisión, por su parte, cuenta que el ritmo rápido y acontecido se mantendrá, y que es deliberado. “Vicente (Sabatini) nos pidió explícitamente que fuera así. La historia está estructurada de manera en que siempre estén pasando cosas, que todos los personajes se crucen con los otros en distintos momentos”, explica, añadiendo que “es para que tenga ritmo. Las teleseries suelen caer en el letargo y la gente se queja de que no pasa nada. Aquí baja un poco la intensidad, pero está pensada para que haya una progresión dramática intensa”.

En una arriesgada movida, la telenovela compitió con el penúltimo capítulo de El laberinto de Alicia, que finaliza hoy. Entre las 22.32 y las 23.33 horas, La doña logró 20,2 puntos de rating online, algunos puntos sobre lo que estaba consiguiendo el canal en esa franja. En su propio horario, TVN lideró con 25,6 unidades, en un episodio donde el rol de Marcelo Alonso le dispara a Navarenko (Mauricio Pesutic) y Sigrid Alegría descubre que su novio es el pedófilo. La estrategia del canal público es empalmar el cierre de esa historia con el inicio de Su nombre es Joaquín, que apuesta por contenidos fuertes, como el incesto, el secuestro y una secta liderada por un hombre (Alvaro Rudolphy) que convive con varias mujeres.

En su debut, La doña desplegó escenas visualmente llamativas, que combinan desnudos femeninos y masculinos, además de otras de contenido violento (personajes quemados en la hoguera, latigazos de la protagonista a sus esclavos, emboscadas con asesinatos incluidos), reviviendo el mito de “La Quintrala”, que ya había sido llevada a la pantalla por el mismo Sabatini en TVN.

“No hay mucho sexo explícito, hay el suficiente”, resume Sabatini sobre lo destapado de la telenovela, y agrega que el erotismo es un tema que atraviesa toda la historia. “La Quintrala es una mujer muy sexual, que ejerce el poder como lo ejercen los hombres. Usa el sexo para seducción y dominación”, explica el realizador, añadiendo que habrá “hartos desnudos, tanto masculinos como femeninos”.

Sobre la violencia, en tanto, Sabatini aclara que ahí sí optó más por insinuar que mostrar. “Tiene más valor sugerir que generar rechazo, no soy amigo de la cosa brutal”, afirma. La historia parte con Catalina de los Ríos y Lisperguer culpando falsamente a un hombre que ha descubierto su tráfico de esclavos y con la llegada del nuevo gobernador (Juan Falcón), quien se convierte en antagonista de “La Quintrala”. Entre los personajes más llamativos, está un indígena (Felipe Contreras), que tiene un triángulo amoroso con Fernanda Urrejola y Sofía García, las figuras femeninas jóvenes del elenco. El rol de Ricardo Fernández y de Alejandro Goic también tendrán más desarrollo.

Seguir leyendo