El clásico de los opuestos

U. de Chile vs U. Católica

La UC y la U se vuelven a encontrar, esta vez con presentes que distan mucho uno de otro.




Será la cuarta vez que cruzados y azules se enfrenten este año. Con un predominio, hasta ahora, absoluto para los de la franja, que se impusieron en los tres compromisos previos: los dos del torneo de Clausura y Apertura, respectivamente, además de la final de la Supercopa, disputada hace poco más de un mes.

La negativa seguidilla de la U es absoluta en este plano, pues suma ocho clásicos sin victorias: a las tres caídas ante la UC, suma un empate previo en noviembre del año pasado, mientras que ante Colo Colo ha registrado dos empates y dos derrotas consecutivas.

El nuevo escenario es la ronda de cuartos de final de la Copa Chile, instancia a la que llegan en momentos dispares. La UC, por un lado, busca ratificar el alza en su rendimiento y con la confianza a tope. Y la U, por el otro, se juega mucho más que una instancia copera decisiva.

Los azules deben lidiar con todas sus complicaciones. El equipo no logra el despegue anhelado de la mano de Víctor Hugo Castañeda. La lucha por el torneo sigue viéndose desde lejos en el Centro Deportivo Azul, por lo que la Copa Chile ha cobrado relevancia. La meta mínima para la continuidad del actual cuerpo técnico es la clasificación a un torneo internacional. Y con la distancia respecto de los líderes en el Apertura, una gran parte de la apuesta laica en este semestre se sustenta en el éxito en la Copa, una vía alternativa para, sin quedarse con el título, acceder a instancias internacionales de competencia.

En el cuerpo técnico asumen que su equipo tiene falencias, pero se ilusionan con un estado de forma, a su juicio, ascendente. "Me parece que llegamos mejor que ante Colo Colo. En el partido frente a O'Higgins el equipo mostró algo de lo que queremos. Estuvimos sólidos en defensa y tuvimos hartas ocasiones para marcar. Creo que el triunfo era lo más justo... Mañana (hoy) vamos a mostrar algo de eso", aseguró Luis Musrri, ayudante técnico del mayor de los hermanos Castañeda.

La U enfrentará a uno de sus rivales más tradicionales sin su arquero y capitán Johnny Herrera, quien sigue sin recuperarse de las dolencias que presenta en la rodilla derecha. También con líos con algún sector de su hinchada, que se ha mostrado crítica con el rendimiento y la actitud de sus jugadores y lo ha expresado de manera pública, tanto en el centro de entrenamientos de La Cisterna como en el Estadio Nacional. Sin embargo, la ilusión de obtener un buen resultado se mantiene viva. Incluso Musrri cree tener la receta: "Tenemos nuestros méritos para hacerles daño. Vamos a tratar que la pelota esté más tiempo en campo de ellos, manejar el ritmo del partido y el juego, para sacar un resultado que nos sirva para la revancha", expresó.

En la precordillera, no obstante, sólo aspiran a ratificar el buen momento, aunque conscientes de que la que enfrentarán hoy no es la misma U de Sebastián Beccacece. "Para nosotros será un rival nuevo. La estadística no juega. Ellos van a venir a ganarnos y tenemos que estar bien parados y concentrados si queremos un buen resultado", dijo Mario Salas, el DT cruzado, cuyo análisis, de todas maneras, no descuida las capacidades individuales de su rival. "Sabemos que la U tiene jugadores que, si logran ensamblarse, pueden convertirse en un equipo letal. Todavía le queda algunos resabios de la propuesta futbolística de Sebastián Beccacece, pero tenemos que estar concentrados para no dejarlos despertar", aseveró.

El estratega dejó claras las aspiraciones del equipo de Las Condes. "Para nosotros este partido es importante para reafirmar lo bien que hemos venido haciendo las cosas", aseguró. "Tenemos que confirmar nuestra forma de jugar y sobre la base del resultado, que es ganar, tenemos que ratificar todo lo bien que hemos trabajado. Tenemos una buena oportunidad para dar una muestra de solidez", cerró el Comandante.

Comenta