Claudio Recabarren, pianista: “Quiero que las personas vuelvan a mirar el cielo”

El compositor dará dos conciertos en el Planetario de la Universidad de Santiago, en el que la música y las imágenes estelares se fusionarán bajo el domo.

Eran cerca de las cuatro de la madrugada cuando unos pájaros ruidosos en el techo despertaron a Claudio Recabarren (1956). En Tres Acequias, entre Calera de Tango y San Bernardo, no pasa mucho, así que salió a mirar. El organista no encontró pájaros, pero pudo ver de manera clara el cielo nocturno. Buscó información entre sus libros de astronomía y encontró que la luz venía de Arturo, la tercera estrella más brillante de la noche.

Después de esta escena el pianista compuso Arcturus, una de las piezas que interpretará durante el concierto Piano bajo las Estrellas en el Planetario de la Universidad de Santiago. Con un repertorio original de nueve composiciones, Recabarren se presentará por segunda vez en este espacio el viernes 10 y sábado 11 de febrero.

Compartirá escenario con el cantautor e instrumentista étnico Rodrigo Qowasi y el contrabajista Pablo Torrejón.

Astro Arte

En su juventud Claudio Recabarren estudió bajo la tutela de René Reyes, por entonces profesor del Conservatorio de la Universidad de Chile, quien lo formó en la escuela de la música clásica. Sin embargo, lo abandonó, en un principio, para sumergirse en el jazz y funk que conoció en Estados Unidos en la década del 80. Luego, en España -donde vivió por 10 años- conoció de cerca el Astro Arte. “No es una corriente musical, sino que debe entenderse como una expresión artística que incentiva a mirar el cielo, y estos conciertos están enmarcados para que las personas puedan acercarse a esta experiencia”, dice.

Desde hace 20 años, Recabarren ha incursionado en la música inspirada en el cosmos. Ha presentado su trabajo en el Montogomery City Planetarium (sur de EEUU) y durante la inauguración del Observatorio Cruz del Sur de Combarbalá (IV Región). Y después de su presentación en el Planetario, seguirá un recorrido por Europa.
Todas sus presentaciones son al interior de lugares donde la relación con la astronomía está presente, o al aire libre en la naturaleza. “Prefiero los conciertos dentro de los planetarios porque las imágenes que se proyectan están seleccionadas, es todo un diseño que está relacionado con los temas que voy tocando”, comenta, y agrega que el domo permite una visión de 360°.

Compositor, pianista y también musicalizador de documentales, Recabarren cuenta que siempre tuvo una fijación por las estrellas. “Mi primer grupo musical tuvo el nombre de Quasars (fuente astronómica de energía), pero me acerqué al concepto de Astro Arte en Europa”.

¿Cómo es que sus composiciones están inspiradas en el cosmos?

Es una pregunta complicada, porque son situaciones diferentes. A raíz de una situación, como por ejemplo ver la estrella Arcturus iluminando el cielo, yo pude componer algo que se relaciona con mi apreciación de la naturaleza. No es un proceso forzado; tiene un momento de gestación propio.

¿Cuál es su intención con estas presentaciones?

Quiero que las personas vuelvan a mirar el cielo.

¿Cree que a través del Astro Arte se puede lograr?

Más que creer, es un sentir, porque cada vez que toco se produce un feedback. Una respuesta de parte de la gente que logra entrar en este viaje y… solo flota.

¿Puede explicar más esa idea?

Es la contemplación a tal grado de olvidarse de los problemas y uno mismo. Esto se produce porque el protagonista no es la música, ni el pianista, ni el público, sino que el cielo que ocupa un primer plano y une a los tres anteriores. Mucho show de luces apuntando al escenario y al pianista serían una distracción.

Seguir leyendo