Comandante Ana: las declaraciones que la vinculan al FPMR y a la muerte de Jaime Guzmán

Autor: Karen Soto

La francesa Marie Emmanuelle Verhoeven, declaró ante la PDI en 1992 cómo se gestó el atentado contra el senador de la UDI por parte del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

Marie Emmanuelle Verhoeven, reconoció ser parte de la dirección nacional del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Fue detenida en Brasil en 1991 y puesta en libertad por orden de autoridades chilenas,  y por una orden de captura internacional pendiente en su contra fue detenida por la Interpol en Alemania el pasado sábado 25 de enero, desde donde se espera, sea extraditada de acuerdo solicitó el ministro en visita Mario Carroza.

Con fecha 23 de abril de 1993, el ex jefe de la Brigada Investigadora de Organizaciones Criminales, BIOC, Jorge Barraza, declaró ante la Corte de Apelaciones los antecedentes entregados por la llamada “Comandante Ana”.

Tras reconocerla en una fotografía donde aparecía encapuchada al lado del “comandante Pellegrini” en una conferencia de prensa en 1991, Barraza asegura que la encaró, y la mujer confesó que “ella es la famosa comandante Ana, encargada nacional de inteligencia del FPMR, y además la sexta integrante de dicho movimiento terrorista”.

Marie Emmanuelle reconoce además ser pareja del número uno del Frente, Sergio Apablaza Guerra, y declara que Juan Maco Gutiérrez, el “comandante Chele”, era el verdadero responsable de la orden para ejecutar a Jaime Guzmán Errázuriz, ya que él le ordenó a Ramiro (Mauricio Hernández Norambuena) la ejecución, sin conocimiento de Apablaza, quien era el jefe máximo”.

Asegura también que ella viajó a Europa, y junto al Chele “limpiaron el millón de dólares del secuestro de (Cristian) Edwards en los países bajos” y, el “dinero lavado fue llevado a cuba por el Chele”, dice el comisario.

La comandante Ana le menciona a la PDI que el “Chele” estaba casado con la hija del entonces ministro de defensa de Cuba, Raúl Castro, y que “se juntaba en una casa de La Reina con Marcelo Schilling”, quien se desempeñaba como encargado de la Oficina de Seguridad Pública del Ministerio del Interior. Pero pese a conocer los antecedentes, dice Barraza, el presidente Patricio Aylwin no rectificó la “falsa incriminación de Olea Gaona”, quien fue condenado y posteriormente sobreseído del caso en octubre de 1993.

Barraza da cuenta también que al establecer las verdaderas responsabilidades del Chele, se inició una persecución en su contra por parte de la PDI y del Gobierno, que terminó con el cierre de la BIOC y el traslado de Barraza a la unidad de archivo del Departamento de Informaciones en 1994.

Según consta en la carpeta investigativa del caso Guzmán, meses después, Barraza entregó a la justicia una pistola facilitada por la Comandante Ana “como el arma personal del comandante Chele”, una cinta de video donde aparecen juntos el comandante Salvador y la comandante Ana en un café en enero de 1993, y una fotografía en blanco y negro tomada por la misma comandante Ana al término de la guerra en Nicaragua, donde aparece el comandante Salvador, entre otras pruebas.

En una nueva declaración en el año 2010, Barraza asegura que “ella no fue mi informante, sino que se dio una situación puntual de colaboración. Me cuenta que estando en el Ministerio del Interior, en su calidad de Periodista, visitaba mucho la Moneda, y me relata que se encuentra con Manuel (Comandante Eduardo) saliendo de la oficina de Belisario Velasco, de lo cual da cuenta a Apablaza, quien le dice que verá lo que estaba ocurriendo pero le encarga que averigüe si ello está relacionado con la detención de miembros del FPMR en el mes de abril del 1992, es por eso que llega a la Policía de Investigaciones y me la derivan a mí”.

“Quiero agregar que a Emanuelle la vi en otras ocasiones y ella al año 1994 trabajaba en Gendarmería, quien me relata que estaba viendo a los chiquillos, es decir Ramiro y Palma en la cárcel, señalando que tiene dos cosas que hacer, sacarlos y echarse a Pinochet”, continúa la declaración.

Marie Emmanuelle Verhoeven, fue requerida por el ministro Carroza con el fin de ser interrogada sobre la muerte de Guzmán, la fuga de cuatro miembros del FPMR en 1996 desde la cárcel de alta seguridad, y el secuestro de Cristián Edwards Del Río.

Seguir leyendo