Contratos colectivos de más de 12 mil trabajadores de la gran minería caducan en 2017

Ocho faenas enfrentarán negociaciones sindicales, entre ellas, Chuquicamata y Escondida. En enero vencerá el contrato del sindicato 1 de Escondida, que agrupa a 2.463 trabajadores.

Una dura prueba tendrán en 2017 los planes de contención de costos de la grandes mineras que operan en el país. Esto, pues el año que viene casi una decena de empresas deberá hacer frente a los procesos de negociación colectiva, entre las que se cuentan Codelco, Escondida y Collahuasi. Los sindicatos cuyos contratos colectivos vencerán el año entrante, entre ellos los de la división Chuquicamata -la más numerosa de la estatal- suman más de 12 mil trabajadores en total. Desde ya se anticipan ofertas austeras, tanto en lo relacionado con reajustes como con bonos de término de negociación (BTN).

De acuerdo con un catastro elaborado por el Consejo Minero, los primeros que verán caducar sus contratos a fines de enero serán los trabajadores del sindicato número uno de Minera Escondida, faena controlada por BHP Billiton, que agrupa a 2.463 operarios.

Se trata de un proceso clave, pues Escondida -desde la histórica huelga ocurrida en 2006- ha venido marcando la pauta al resto de sus pares.

En febrero, en tanto, caducan los convenios de dos sindicatos de Maricunga, de la empresa minera Kinross, mismo mes en que los sindicatos 1, 2 y 3 de la división Chuquicamata de Codelco verán vencer sus contratos colectivos, los que abarcan en total a cerca de 5 mil trabajadores.

Más vencimientos

En abril y mayo del próximo año finalizarán más contratos de la cuprera estatal. En el cuarto mes del año lo harán los del sindicato de supervisores de la División Salvador, y de los del sindicato 1 de Antofagasta y 5 de Chuquicamata. Al mes siguiente ocurrirá igual situación con los convenios de los trabajadores del sindicato minero de la misma división. Lo anterior alcanza a 640 trabajadores.

Durante agosto, los afiliados al sindicato de trabajadores de la mina Zaldívar (propiedad de Barrick y de Antofagasta Minerals y operada por esta última), que agrupa a 695 socios, negociarán la renovación de su contrato colectivo. En septiembre lo harán los operarios del Altonorte, controlada por Glencore.

De acuerdo con el catastro realizado por el Consejo Minero, en octubre del próximo año vencerá el contrato colectivo de los más de 1.500 operarios del sindicato de trabajadores de la compañía minera Doña Inés de Collahuasi, cuya propiedad comparten Anglo American y Glencore. En el mismo mes terminarán los contratos de los 400 trabajadores adscritos al sindicato de supervisores de la División El Teniente de Codelco, y al sindicato de personal de administración de Quebrada Blanca, firma controlada por la canadiense Teck. Esta última compañía repetirá el proceso en noviembre, esta vez con el sindicato de Rol General Número Uno.

Finalmente, en diciembre, cuatro empresas verán acabarse los convenios colectivos de algunos de sus sindicatos. El sindicato de supervisores de Minera Escondida (Sindicato 2), que agrupa a unos 550 trabajadores; el sindicato San Lorenzo de El Teniente; el sindicato de rol general número 2 de Quebrada Blanca; y los sindicatos Pascua Lama, Operaciones Mina, Mina Pascua, y Barrick Generación, estarán afectos a esta misma situación.b

Seguir leyendo