Fonasa detecta más de 2.800 prestaciones de salud sin arancelar

Son procedimientos y exámenes que hoy no tienen cobertura y que serán codificados a partir de los presupuestos de 2017 y 2018.

El Fondo Nacional de Salud (Fonasa), detectó que existen 2.832 prestaciones que actualmente solicitan y practican diferentes profesionales médicos para constatar diagnósticos, y que no están aranceladas, es decir, no cuentan con un código que permita asignarles un precio en convenio con el seguro público. 

Se trata de una clasificación que es requisito, además, para que las isapres incluyan esas prestaciones en la cobertura de los planes de salud 

 La evidencia surgió a partir de un trabajo conjunto entre el seguro público, las sociedades médicas y los colegios profesionales, que comenzó hace más de un año y que permitió elaborar un nuevo catálogo de prestaciones. 

Así, se determinó que en el país se realizan 5.360 prestaciones, de las cuales el 53% no está codificada. El efecto de esto es que al momento de realizarse un examen,  cirugía o radiografía que esté en ese grupo, el paciente debe asumir el pago total de la atención, sin  posibilidad de reembolso. 

“El objetivo de este trabajo es completar y arancelar todo lo que se hace médicamente en Chile. Eso no significa que habrá financiamiento inmediato para todas, de una vez. Por eso, lo primero es hacer un diagnóstico de la brecha, para luego hacer un plan de incorporación progresiva de aquí a 2018”, explicó la directora de Fonasa, Jeanette Vega.

Gran parte de las prestaciones sin codificar son  quirúrgicas y de procedimientos. El trabajo también mostró que hay 200 prestaciones que hoy tienen cobertura, pero que están obsoletas, y que otras 1.034 seguirán vigentes sin modificaciones, mientras que otras tendrán actualizaciones o cambiarán  de grupo (ver infografía)

Actualmente, Fonasa está trabajando en determinar los costos de las prestaciones identificadas como “necesarias” y que deben ser priorizadas en los presupuestos de 2017 y 2018.

En ese contexto, hay 84 procedimientos de especialidad genética y biología molecular, que serán aranceladas en primera instancia. “Son prestaciones que se pueden conectar con los beneficios que entrega la nueva Ley Ricarte Soto, y por lo mismo serán incorporadas en el arancel del próximo año”, agregó Vega, quien explicó que así se propondrá para el presupuesto del sector para 2017 que debe revisar Hacienda.

En paralelo, se priorizaron prestaciones de imagenología y laboratorio, que tienen más evidencia científica, según lo informado por las sociedades médicas, cuyos estudios de costos finalizarán en mayo de 2016. 

El presidente del Colegio Médico, Enrique Paris valoró que Fonasa “reconozca las existencia de estas prestaciones y ponerlas en un listado es positivo”, indicó. Asimismo, explicó que “había muchas cosas nuevas que antiguamente no existían como exámenes de laboratorios, test diagnósticos y consultas nuevas que fueron incorporadas”. 

Por su parte, Ana María San Martín,  secretaria de finanzas del Colegio de Enfermeras de Chile A.G., indicó que “reconocerlas es un  aporte y un avance para hacer una mejora continua en la calidad de la atención”, indicó. 

Seguir leyendo