Francisco Reyes se suma a la segunda temporada de Los Archivos del Cardenal

El actor interpretará a un juez, rol inspirado en los magistrados Carlos Cerda y José Cánovas.

Los archivos del cardenal, una de las series más aplaudidas de 2011, comenzará a grabar en septiembre su segunda temporada y ya tiene definidas varias novedades para su regreso. Una de las más importantes es la incorporación de Francisco Reyes al elenco, como un juez que se dedica a investigar casos de derechos humanos en conjunto con la Vicaría de la Solidaridad, la institución que sirve como escenario para la trama  protagonizada por Benjamín Vicuña y Daniela Ramírez. 

Así, el personaje de Reyes comenzará a investigar la muerte de Carlos (Alejandro Trejo), el papá de Laura (Ramírez), junto al personaje de Vicuña, que ahora tomó el rol del fallecido abogado. Su asesinato fue la historia con la que finalizó la primera temporada, una historia inspirada en el Caso Degollados. Según adelanta Josefina Fernández, guionista de la historia ganadora de los Fondos del Consejo Nacional de Televisión, se tratará de “un juez que trabaja con Ramón (Vicuña), en los distintos casos que llegan a la Vicaría”. 

A pesar de que la serie es ficción, tal como lo hizo en su primer ciclo, seguirá basándose en hechos ocurridos durante  la dictadura. Entre los casos que se tomarán para esta temporada estará el denominado De los 13, sobre un grupo de dirigentes comunistas desaparecidos. Además, según detalla Fernández, el rol de Reyes está inspirado en Carlos Cerda y José Cánovas, magistrados reconocidos por llevar investigaciones sobre derechos humanos.

La guionista cuenta, además, que “este juez entra y sale de la Vicaría y tiene una relación muy cercana con Mónica (Paulina García), que  es la viuda de Carlos. El lleva el caso, entonces investigan mucho juntos y tienen una relación de amistad”.

Además, dentro de los personajes que se suman a la trama dirigida por Nicolás Acuña y Juan Sabatini, habrá dos abogados que trabajarán con el rol de Vicuña en la Vicaría; Andrea y Javier. “Ella es una mujer moderna para la época, separada, de mente fría y viene de un mundo súper distinto al de Laura y al de Ramón”, adelanta Fernández, añadiendo que “se hace muy amiga y partner de Ramón y como que tienen una relación muy de trabajo, lo que choca un poco con su relación con Laura”. Sobre Javier, el otro personaje nuevo, cuenta que “es el tercer abogado, que es más joven y que viene entrando, que empieza casi como procurador. Es un joven que viene de la población La Bandera que se ha esforzado y estudió leyes en la Universidad de Chile y entra a trabajar a la Vicaría, porque el cura de su población lo ayuda”, dice agregando que “admira mucho a Ramón y es más desordenado y bueno para la talla”. 

Según Acuña, aún está en proceso de casting de los actores que los interpretarán. También cambiará  la figura del vicario, ya que en la primera temporada era inspirado en Cristian Precht, y ahora, por su ubicación histórica, será Sergio Valech. Por lo que Francisco Melo ya no estará en la serie.

Para la investigación histórica de los guiones, el equipo de escritores está trabajando con periodistas de la Universidad Diego Portales, que les entregan casos y perfiles de personajes. “Nos ha dado mucha más libertad para desarrollar los personajes. Uno escribe con más confianza que la primera temporada. La primera era todo nervioso, no sabíamos tanto dónde teníamos que llegar, ahora es todo más direccionado”, señala Fernández, quien adelanta también que dentro de los casos que se abordarán en los capítulos están el de Carmen Gloria Quintana, una joven quemada durante una manifestación, y el atentado a Augusto Pinochet. “El  atentado está presente con sus secuelas, cómo fue para la Vicaría vivirlo y hay personajes afectados por la situación”, cuenta la guionista, añadiendo que “se va a hablar de esa misma noche cuando murieron cinco personas y meses después vino la operación Albania, donde  fallecieron muchos frentistas”.

Sobre el tono que tendrán los 12 episodios, que serán emitidos el próximo año en TVN, la libretista cuenta que “es inevitable que sea cruda por las cosas que narran, pero el tono va a ser más pausado, no con tanta información. En la primera temporada hicimos muchos casos y era demasiada información”.

Seguir leyendo