Jean Paul Pineda: "He tenido mala suerte, siempre me pasa algo"

El hoy jugador de Santiago Wanderers repasa su intermitente carrera. Entrega detalles del crudo asalto a mano armada que lo obligó a partir de Brasil y se ilusiona con encontrar su mejor nivel en Valparaíso.

Jean Paul Pineda (28 años) quiere consolidarse en Santiago Wanderers. El delantero chileno está aburrido de deambular por diferentes clubes, sin dejar alguna huella o recuerdo que lo consolide como un futbolista de Selección. Es que luego de su salida de La Calera, en el Clausura 2015, donde fue el goleador del certamen junto a Esteban Paredes, no ha podido alcanzar una campaña igual de buena.

Su paso por Colo Colo, Córdoba de España y Vitoria de Brasil, entre otros clubes, pocos recuerdos positivos le han dejado. Nunca llegó a ser la figura que todos esperaban. Hoy, sin embargo, en Valparaíso comienza a retomar las sonrisas. Convirtió en su debut con la camiseta verde, ante Universidad de Concepción, y se consolida dentro de los titulares del equipo de Nicolás Córdova. Quiere dejar atrás todo y, especialmente, su paso por Brasil, donde sufrió un tormentoso asalto que terminó apurando su desvinculación.

¿Por qué ficha en Wanderers?

Se me presentó la opción de venir a este club y obviamente que lo vi como una gran oportunidad para seguir desarrollando mi carrera. Estoy muy contento de llegar a un club tan importante y serio. Acá se están haciendo las cosas bien, tanto a nivel dirigencial como deportivo. El club contrató a un técnico muy bueno del medio local, como lo es Nicolás Córdova, que quiere hacer grandes cosas. Trabaja de una manera muy avanzada para lo que es Chile, y eso se nota. Ahora lo importante es que me estoy poniendo a punto físicamente para mostrar mi mejor nivel.

¿Aún le falta para estar mostrar su mejor versión?

Sí, me falta harto. Físicamente tengo que seguir trabajando para estar a la par de mis compañeros. Estuve haciendo gimnasio durante harto tiempo de manera solitaria, pero claramente que no es lo mismo que entrenar con los compañeros. Gracias a Dios ya pude convertir un gol y también di una asistencia. Para sentirme como yo quiero aún me falta, eso está súper claro.

¿Tuvo ofertas para seguir en el extranjero?

Sí, tuve ofertas de Grecia, Portugal y Arabia Saudita. Eran bien interesantes, pero me decido por Wanderers. Ninguna de las ofertas me convenció. Más que nada porque viví un episodio bien negativo en Brasil, que me hizo plantearme la idea de volver al fútbol chileno.

¿Qué le pasó en Brasil?

Fue muy complicado. Iba con mis dos hijos y mi mujer. Tres personas se bajaron armados del automóvil y fueron muy violentos. Fue bien complicado todo lo que viví, uno queda traumado.

¿Su familia le pidió volver?

Sí, me lo pidió mi familia, no me vengo por un tema mío. Siento que se me estaban dando bien las cosas en Brasil, pero ese asalto tan violento cambió todo el panorama. Después de eso la vida nos cambió. Ningún lado era seguro para nosotros y por eso mismo decidimos volver.

Me imagino que la oferta de Emiratos Árabes era superior económicamente a la de Wanderers…

Sí, eso no te lo puedo negar. Las ofertas eran bien tentadoras económicamente hablando, pero lo que pasó en Brasil me obligó a replantearme todo y volver a Chile por un tiempo. Más que el dinero, prefiero la tranquilidad de mi familia. Podría haber ido, pero quiero estar más cerca de mi familia. Eso me deja mucho más contento y más tranquilo para poder desarrollarme bien.

¿Por qué le ha costado tanto consolidarse?

Es una pregunta difícil de responder. Me ha costado tener una estabilidad. En España me quedaba un año más de contrato, pero la gente de allá no se portó muy bien y al final tuve que salir forzado de ahí. Yo quería seguir en Europa. Después, en Brasil, me estaban saliendo bien las cosas, hice goles y me pasó el tema del asalto. He tenido mala suerte, siempre me pasa algo que no me deja surgir. Pero sí te puedo decir que siempre estoy luchando y trabajando para seguir consiguiendo cosas en mi vida. Al final, después cuando termine mi vida en el fútbol, podré estar tranquilo porque lo di todo en mi carrera.

Ahora enfrentan a una UC urgida por resultados…

Para nosotros obviamente que es un partido demasiado importante. Estamos peleando por salir de la parte baja de la tabla. Ante ese escenario, todos los encuentros son fundamentales. Ya sea el rival Católica, San Luis, da lo mismo. Esperamos seguir con esta racha no muy buena de la UC, que todavía no puede despegar. Queremos ganar el sábado porque le vendría muy bien a la gente de Valparaíso, para los dirigentes, para el club en general.

¿Estuvo cerca de llegar a la U?

Sí, hubo conversaciones. Era del gusto de su técnico, pero por otros temas no pude llegar. Me motivaba llegar a un equipo grande, pero no se dio. Ahora estoy muy contento y enfocado en lo que es Wanderers. Vengo a pelear cosas importantes. Estoy contento de venir a Wanderers.

Seguir leyendo