Jimmy Martínez tuvo su revancha y se reestrenó en Primera División

Autor: La Tercera

El joven volante de Huachipato, que fue arquero improvisado y recibió cinco goles la semana pasada, tuvo su segundo duelo como profesional y jugó 20 minutos en la goleada 4-1 ante los huaicocheros.

Mientras estaba en la selección chilena (sub 20), llegué a la pieza del hotel y me estaban esperando tres compañeros. Después de entrar me tiraron un cojín y me dijeron que lo atajara”. Esta es una de las bromas que recibió el volante Jimmy Martínez, luego de esa fatídica jornada que vivió ante Cobreloa.

La anécdota que reveló el jugador fue obra de sus compañeros de la selección chilena sub 20, en donde entrena de lunes a miércoles. Esa típica broma de sus colegas de La Roja, nació producto de esos cinco goles que Martínez recibió ante los loínos el pasado 5 de abril. Un episodio que costará olvidar.

Ese día había ingresado en su puesto habitual a los 64′ en su debut profesional en Primera División, pero un minuto más tarde tuvo que reemplazar en el arco a Felipe Núñez por expulsión del meta.

Ahí comenzó el calvario y en cinco oportunidades fue a buscar la pelota al fondo a las redes. “Fue una semana complicada, agitada, pero lo pasé en la selección chilena y sentí el apoyo de mis compañeros y mi familia”, contó tras el partido del pasado domingo ante Barnechea.

El reestreno en Primera

El joven valor siderúrgico de 18 años tuvo su revancha. En la goleada 4-1 ante los huaicocheros, Hugo Vilches hizo ingresar al jugador en el minuto 71. Los hinchas de Huachipato recibieron con una ovación al chico que había sufrido ante los naranjas hace una semana.

Me alegró que me recibieran así. Se me dio la oportunidad de jugar y lo quise aprovechar de la mejor manera”, explicó el volante que jugó casi 20 minutos en Talcahuano. Esta vez, lejos de su arco y desempeñándose en la posición que maneja.

Una especie de revancha para Jimmy Martínez, que ante Barnechea se vio mucho más cómodo que en su debut oficial, en el que se transforma en un nuevo paso para olvidar esa pesadilla que vivió el inolvidable 5 de abril en Calama.

Seguir leyendo