José Luis Rodríguez, cantante venezolano: “Dios está dirigiendo mi vida y sólo él sabe lo que va a suceder conmigo”

“El Puma” habla con La Tercera de su nuevo disco, donde comparte con artistas como Chayanne y Vicente Fernández, y que sale a fin de mes.

En la sala de conferencias del sello Sony, ubicado en el corazón de Coconut Grove en Miami, José Luis Rodríguez aparece luego de descansar un par de minutos tras una entrevista anterior, pausa necesaria ante su actual estado de salud. En tanto, en la sala de espera para la prensa comienzan a sonar las primeras notas de Culpable soy yo, primer sencillo de su nuevo disco titulado Inmenso y que interpreta con Chayanne, con fecha de estreno para el 21 de este mes, en el que además comparte créditos con artistas como Vicente Fernández, Fonseca, Nile Rodgers, Amaia Montero e Il Volo.

Al intérprete de 74 años se le ve cansado, aunque genuinamente entusiasmado con el proyecto, luego de ser diagnosticado de fibrosis pulmonar y mostrarse el año pasado cantando con un respirador conectado a una botella de oxígeno, lo que despertó la preocupación de toda la escena musical. Al ser consultado por su enfermedad, se limita a pedir una oración, para no desviar la atención de su nuevo disco. Un resurgimiento en el que su voz permanece inagotable y encontrando eco en la carrera de nuevos artistas.

El disco contiene 11 temas que le han perseguido durante toda su carrera. ¿Qué tan difícil fue reversionar estos clásicos con nuevos intérpretes?
La magia la hizo Ricardo Montaner (productor del disco). El buscó a excelentes arreglistas y cambió la estructura de las canciones tratando de conseguir que no perdieran su esencia. Y lo logró, porque todos los temas suenan hermosos. Ha sido una bendición y creo que Dios ha utilizado a Montaner para hacer este homenaje.

Cuando se reveló que Inmenso era un disco de duetos, corrió la versión de una posible participación de Julio Iglesias. ¿Hay alguna posibilidad de que vuelvan a grabar juntos?

Sólo Dios sabe si se pueda dar esa unión. Con Julio hicimos el tema Torero, que fue un éxito en el mundo entero, pero no lo sé. Por ahora participaron otros artistas, grandes colegas todos, y esperamos que a la gente le guste el álbum tanto como a nosotros.

¿Cómo fue el proceso de selección de los temas?

Le di toda esa responsabilidad a Ricardo Montaner y confié plenamente en que iba a escoger lo mejor de mi repertorio. Creo que inicialmente seleccionó entre 30 o más canciones, y luego hizo un trabajo formidable junto a su hijo Alejandro, escuchando todos los temas y releyéndolos. Pienso que el resultado, sin yo inmiscuirme, ha sido excelente.

Tras ocho años de ausencia se encuentra con una industria que ha sufrido cambios.

Así es, hay demasiada competencia y medios. La gente joven sabe qué buscar y cómo hacerlo, pero el adulto contemporáneo busca al joven para que le ayude en eso. Yo me adapto a lo que está pasando, uno no puede quedarse ajeno a eso. Las redes sociales son muy importantes y hay que tratar de vender por internet, a través del disco físico o descargando canción por canción. Lo importante es llegar a la gente.

Recientemente la muerte de Juan Gabriel impactó a todos. ¿Qué reflexión le dejó?

Fue muy duro, una muerte completamente inesperada y sorpresiva. Me llevó a reflexionar sobre esto en lo que estoy transitando ahora. Uno se da cuenta de lo frágil que es y de lo insignificante que es. Cuando Dios dice que te tienes que ir, te tienes que ir y punto. No hay vuelta atrás. El asunto es vivir de tal forma que no tengas temor a irte y a salir de tu cuerpo.

¿Su diagnóstico lo llevó a contemplar la vida de otro modo?

Yo tenía que despertar otra vez y Dios me tenía que despertar de esta forma, por las buenas o por las malas. Por eso digo que mi enfermedad sí tiene cura, por eso no la menciono ni la nombro. Yo me declaro sano en el nombre de Jesús. Mi vida está en manos de Dios.

¿Cómo evalúa desde EE.UU. la situación de Venezuela?

Es lamentable lo que está pasando en Venezuela, igual de lamentable como fue lo que pasó en Cuba. La gente parece que ya se acostumbró a estos sistemas y no, no se pueden acostumbrar. El mundo debe saber que todavía hay presos políticos en Cuba y en Venezuela. El sistema que ellos han querido implantar no funciona ni va a funcionar nunca, pero Dios se encarga de hacer despertar a la gente y eso da como resultado que estos días en mi país esté reventando una olla a presión. Los gobernantes no quieren entender lo que pasa, pero el pueblo tiene que seguir insistiendo hasta que se alcance la libertad. Libertad (pronuncia varias veces la palabra con emoción). Eso es lo que pide la gente. Cuando un hombre pierde la libertad, pierde la esperanza.

¿Cree que los países de la región han sido categóricos en asumir una postura frente a la crisis de Venezuela?

No y me asombra la hipocresía de Bolivia, de Nicaragua, de República Dominicana, ¿será por el petróleo que reciben? No lo sé. Yo no quiero inmiscuirme ni perder la perspectiva, pero hago esta reflexión porque es muy triste lo que pasa en mi país. El hambre, la miseria, la falta de todo.

Por su parte, ¿existe el anhelo de volver a cantar en el Festival de Viña?

Por ahora no y no sé si algún día vuelva al Festival. Ahora Dios está dirigiendo mi vida, sólo él sabe lo que va a suceder conmigo. Yo por mi parte tengo fe, tengo que seguir este camino y lo que me queda es esperar. Así que por ahora pido dos cosas a la gente: que sigan orando por mí y me incluyan en sus oraciones, y que no pirateen el disco. Eso me haría muchísimo daño.

Seguir leyendo